detener
La voz del lector

Un paso más para detener el SIDA

Seguimos siendo más un país de recomendados a la vida fácil que de encomendados a la vida consecuente. Lo malo es que el SIDA no entiende de protegidos, a quien le toca la china, le ha tocado.