Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

La odisea de una chica que suspendió el carnet de conducir: el examinador le obligó a entrar en Móstoles y le recriminó por no saber reaccionar ante la Policía

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El ‘cierre por vacaciones’ del Centro de Exámenes de la DGT de Móstoles se ha complicado. Las limitaciones municipales a la entrada de coches de autoescuela han provocado incidentes entre Policía Municipal, examinadores y aspirantes.

El centro de exámenes de la Dirección General de Tráfico cierra en agosto. Y el 31 de julio “suele ser un día movidito” dada la “cantidad de gente que quiere poder empezar a coger el coche en vacaciones”, explican fuentes cercanas al organismo.

A este movimiento tradicional se suman este año por primera vez las particularidades de la ordenanza municipal del Ayuntamiento de Móstoles que entró en vigor en febrero y que sólo permite realizar el examen práctico los lunes, miércoles y viernes entre las 8.15 y las 10.15.

Para hacer efectiva la norma, el consistorio mostoleño contempla multas de hasta 300 euros a aquellas autoescuelas que “se lo salten” y establece en un máximo de cuarenta el número de coches que pueden realizar las pruebas al día.

Pese a ser conscientes y conocedoras de la situación “desde el principio”, según aseguran desde el organismo dirigido por Pere Navarro, muchas autoescuelas no comparten con sus alumnos estos pormenores.

ECD ha podido conocer una de las escenas vividas ayer en Móstoles por algunos examinados:

A primera hora de la mañana del último día de julio, uno de los grupos de candidatos más madrugadores se llevan la primera sorpresa cuando ante la incredulidad de su profesor, el examinador de la DGT pide a quien va conduciendo en ese momento que abandone la autopista y se dirija a una de las entradas a Móstoles.

“¿A Móstoles?”, pregunta en varias ocasiones y con manifiesto desconcierto el responsable de los alumnos. “Sí, a Móstoles, eso he dicho”, recalca el empleado de la DGT. Ajenos al trasfondo de la conversación, los alumnos callan mientras su compañera se dirige a una de las rotondas que dan acceso a la localidad madrileña.

El desasosiego de quien se está examinando en ese momento va en aumento al ver cómo un agente de la Policía Municipal le da el alto al borde mismo de la rotonda. Ante el vehículo en cuestión, hay detenidos “cerca de una decena” de coches de otras escuelas de conducción.

El policía les explica, una vez bajada la ventanilla, que está prohibido circular por el municipio a esas horas –entre las 8 y las 9 de la mañana– y que no pueden continuar el recorrido. A continuación les pide que complete la vuelta a la rotonda y que cambien el itinerario.

El examinador vuelve a pedir al alumno que salga de la rotonda, pero que continúe “A Móstoles”. Otro efectivo de la Policía local le da el alto y le reitera la razón de que esté cortado el paso.

Ya de vuelta al centro de exámenes y transcurrido el habitual tiempo de espera para conocer el resultado de la prueba práctica, llega la sorpresa: 8 de cada 10 alumnos que han tenido que hacer un recorrido por el casco urbano de Móstoles o la periferia han suspendido. La explicación oficial de los examinadores fue la de “no haber sabido reaccionar ante algún imprevisto”.

Se suceden en ese momento las caras de incredulidad primero, de enojo después y de indignación finalmente, de los alumnos.

“Es una estafa, sabían perfectamente que no se podía circular hoy a esa hora y aún así programan exámenes”. “A ver ahora quién protesta, el examen está pagado y la autoescuela cierra hasta septiembre”, apunta otro.

Consultado a este respecto, un portavoz oficial de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha asegurado a El Confidencial Digital que ante este tipo de prácticas, los alumnos afectados deben solicitar la nulidad del examen, así como exigir la devolución de las tasas abonadas.

Por su parte, la Policía Municipal de Móstoles indica que “se está actuando de forma flexible” en la aplicación de la normativa, ya que “comprenden” que la situación es complicada tanto para examinadores como para las autoescuelas.

Con vistas a solucionar este problema, así como liberar al recinto de Móstoles de la saturación que sufre en la actualidad, la Jefatura Provincial de Tráfico está trabajando en la creación de otros cuatro centros más en la Comunidad de Madrid.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·