Martes 17/10/2017. Actualizado 12:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Se están recibiendo también avisos y denuncias de ciudadanos

La Guardia Civil tiene infiltrados en imprentas y empresas de mensajería de Cataluña

El objetivo principal es que la consulta independentista no pueda celebrarse. Doscientos agentes de información trabajan sobre el terreno desde hace seis meses

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Guardia Civil protagonizó ayer martes dos grandes redadas en las sedes de Unipost en Hospitalet y Terrasa, en las que incautó notificaciones para las mesas y tarjetas censales del referéndum del 1 de octubre. Una operación que no es la primera contra el 1-O realizada por el Instituto Armado en Cataluña, y que es el fruto de meses de trabajo.

Guardias Civiles en el registro de Unipost. Guardias Civiles en el registro de Unipost.

Así lo confirman a El Confidencial Digital altos mandos de la Guardia Civil, que hablan de un “trabajo de prevención” del referéndum independentista que se inició hace casi medio año. En concreto, con el envío de 200 agentes de los servicios de Información de la Benemérita a Cataluña a finales del primer trimestre de 2017.

Ese movimiento, del que se informó en exclusiva en estas páginas el pasado mes de julio, empieza a dar ya sus frutos. La labor de los guardias civiles era estar atentos a lo que hacían los diferentes gobiernos municipales favorables al referéndum y la propia Generalitat, pero sus pesquisas no solo se quedaron en los representantes públicos.

Infiltrados y confidentes en empresas privadas

Las fuentes consultadas por este diario explican que los agentes de Información han aprovechado estos meses para localizar e “infiltrarse” en cualquier empresa privada que pudiera dar soporte al referéndum independentista. En este sentido, “se ha puesto especial énfasis en fábricas, compañías de mensajería, y en imprentas”.

La estrategia a seguir era sencilla: “Algunos han logrado entrar en las empresas consiguiendo que les dieran un puesto de trabajo y otros han sido informados a través de confidentes, a los que localizaron al llegar y pidieron ayuda”.

Además, señalan desde la Benemérita, también se ha contado con la colaboración de ciudadanos y funcionarios, que de forma totalmente espontánea han contactado con la Guardia Civil para avisar sobre cualquier aspecto relacionado con la preparación del referéndum ilegal.

Un trabajo que ha permitido al Instituto Armado intervenir las planchas que se iban a usar para imprimir carteles y papeletas, y también toda la documentación relacionada con el censo hallada ayer en Unipost.

Objetivo: evitar el referéndum

Esta última operación, así como las llevadas a cabo la semana pasada, son el fruto a “meses de trabajo sigiloso” y un “paso decisivo” para evitar que el referéndum independentista pueda celebrarse el próximo 1 de septiembre.

En este sentido, las fuentes consultadas explican que los 200 agentes de los servicios de Información llegaron a Cataluña con el objetivo de “estar al corriente de los preparativos de la consulta para actuar en las semanas previas al 1-O”.

Un plan que se mantiene y que tiene como meta final impedir la celebración de la consulta:“Sin urnas, sin papeletas y sin carteles, no podrá llevarse a cabo”, aseguran. Otra cosa serán las posibles revueltas callejeras que se produzcan una vez consumado el fracaso del referéndum. Un escenario para el que “la Guardia Civil también está preparada”.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·