Dinero

El Gobierno cortó con los trabajadores de Nissan hace cuatro meses

Industria dejó de responder a las peticiones de reunión de los sindicatos con el argumento de que “estaba trabajando en soluciones de futuro” para la planta de Barcelona

Protestas ante la planta de Nissan en Barcelona.
photo_cameraProtestas ante la planta de Nissan en Barcelona.

Los trabajadores de la planta de Nissan en Barcelona se han sentido desamparados en los últimos meses. Nunca creyeron en las palabras de Pedro Sánchez a principios de año de que los empleos estaban garantizados y ahora se quejan de que sus alertas sobre el inminente no fueron atendidas por el Gobierno.

De hecho, las promesas han quedado reducidas a nada. La plantilla de la fábrica barcelonesa de Nissan lleva años sufriendo recortes de personal y de sueldo. Hace apenas un año, los empleados de la Zona Franca de Barcelona tuvieron que aceptar a regañadientes un ERE a 600 trabajadores.

La posibilidad de que la planta dejase de fabricar la “pick-up” Clase X de Mercedes Benz generó nuevas dudas sobre su continuidad.

No se creyeron las garantías de Sánchez

Pero el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mandó un mensaje de tranquilidad a sus trabajadores y a la industria automovilística en España. “El mantenimiento de empleo en la planta de Nissan en Barcelona está garantizado”, publicaba en su cuenta de Twitter el pasado 22 de enero desde el Foro Económico de Davos.

Pese a la gravedad de la situación y las alertas de las plantilla, el Ministerio de Industria venía explicando que “desde hace más de un año se trabaja en medidas para garantizar el futuro de la planta, algo que ha sido transmitido a la empresa al máximo nivel en los últimos meses”.

Sin novedades del Ministerio de Industria

Sin embargo, fuentes del comité de empresa de Nissan explican a Confidencial Digital que el departamento que lidera Reyes Maroto no ha respondido en las últimas semanas a las peticiones de reunión de la plantilla con el argumento de que querían verse antes con la dirección de la multinacional antes de reunirse con los trabajadores.

Entre tanto, un nuevo contratiempo puso en duda hace unos días las garantías anunciadas por el presidente del Gobierno en Davos, tras lo que los responsables políticos tampoco dieron más información a la plantilla.

La crisis económica generada por el Covid-19 había sentenciado la fábrica de Nissan en Barcelona, y su desaparición iba a dejar sin trabajo a 3.000 trabajadores. Así lo anunció el diario japonés ‘Nikkei’, el cual aseguró que la producción del centro de la Zona Franca sería trasladada a las plantas de Renault, con la que Nissan tiene una alianza.

En las últimas horas, la noticia que los trabajadores veían venir desde el pasado otoño, y de la que habían alertado con insistencia a las autoridades, se ha acabado confirmando.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable