Dinero

Pedro Sánchez a un paso de dejar la hucha de las pensiones en 16 millones

El Gobierno no hará público hasta después de las elecciones que sus cálculos apuntan a que necesitará 1.334 millones más para pagar la extra de Navidad. El PSOE recibió el Fondo de Reserva con 8.000 millones

Pedro Sánchez en una imagen de archivo
photo_cameraPedro Sánchez en una imagen de archivo

La hucha de las pensiones terminará el año prácticamente vacía. Pese a que el Ministerio de Trabajo acaba de anunciar que quedarán 1.500 millones de euros tras recurrir al Fondo de Reserva de la Seguridad Social para el pago de la extra de Navidad, en la cúpula económica del Gobierno no se descarta que caiga a una cota más baja.

Por el momento, la ministra de Trabajo en funciones, Magdalena Valerio, ha confirmado que se tendrán que retirar unos 3.500 millones de la hucha de las pensiones para poder abonar la extra en diciembre a los más de nueve millones de jubilados.

Valerio ha asegurado que a esta cuantía se sumarán los 6.330 millones de euros que quedan del préstamo de 13.830 millones que concedió el Tesoro a la Seguridad Social.

Pedro Sánchez, el presidente que vacía la hucha

Los Presupuestos de 2019 recogían un crédito del Estado para poder pagar las pensiones. Sin embargo, al no ser aprobados, la prórroga del de 2018 ha limitado la cantidad a recibir por la Seguridad Social, y coloca a Pedro Sánchez ante un escenario que había querido evitar desde que llegó a La Moncloa: dejar vacío el Fondo de Reserva.

El crédito del Estado debía permitir al Gobierno afrontar con comodidad el abono de todas las mensualidades de este año, además de las extras de verano y Navidad.

Se tenía en cuenta que el alza de la recaudación no iba a ser suficiente para cubrir todo el gasto en pensiones y garantizar el abono de las nóminas durante todo el ejercicio.

El crédito no ha podido superar los 13.830 millones

Así, el Estado había previsto conceder a la Seguridad Social un préstamo por valor de 15.164 millones en 2019. Una medida que iba encaminada a mantener el equilibrio del sistema mientras se alcanza un acuerdo en el marco del Pacto de Toledo.

Pero en el Gobierno alertan ahora de que, con la prórroga de los Presupuestos de 2018, el crédito no puede ser mayor de 13.830 millones, la misma cantidad suscrita por el Ejecutivo de Mariano Rajoy para sufragar las pagas extra el año pasado. Por lo tanto, Sánchez no tiene margen de maniobra y tendrá que ceñirse a esa cifra.

La hucha, a punto de quedarse con 16 millones

Ese préstamo de 13.830 millones a la Seguridad Social está por debajo de las necesidades extraordinarias del sistema, previstas en enero por el Gobierno en 15.164 millones, lo que obligará a agotar casi totalmente el saldo del Fondo de Reserva.

Hay que destacar que el Gobierno de Pedro Sánchez contemplaba retirar también 3.693 millones de la hucha de las pensiones, según reconoció en el proyecto de Presupuestos para este ejercicio que fue rechazado en el Congreso y precipitó el adelanto electoral.

De haberse cumplido las previsiones, el Fondo de Reserva, que llegó a acumular más de 66.800 millones en 2011, iba a quedarse prácticamente vacío, con apenas 1.350 millones.

Con el nuevo escenario, al tener que cubrir con la hucha de las pensiones la cantidad a la que no llegará el crédito del Estado (1.334 millones), Sánchez va camino de dejar el Fondo de Reserva con unos exiguos 16 millones de euros hasta que puedan aprobarse unos Presupuestos que permitan ampliar el préstamo a la Seguridad Social.

Las cantidades que sumarán ese crédito del Estado y el remanente de la hucha de las pensiones, donde quedan 5.043 millones tras la última retirada para abonar la paga de la pasada Navidad, no serán suficientes para afrontar todas las mensualidades y las extras de este ejercicio.

Fuentes de la Seguridad Social han aclarado a Confidencial Digital que, de requerirse fondos adicionales para el pago de las prestaciones, no se recurrirá en ningún caso a la hucha de las pensiones. Además, aseguran que la cifra necesaria sería inferior a los 1.334 millones. Una de las opciones más viables pasaría por una transferencia del Estado para cubrir la cantidad restante.

En cada paga extra se producen unas exigencias adicionales que superarán este mes de diciembre los 10.000 millones de euros, tal y cómo reconocen altos cargos del Ministerio de Trabajo.

Fuentes del Gobierno admiten a ECD que el alza de la recaudación por las cotizaciones sociales, con crecimientos interanuales de hasta el 8%, no permitirá hacer frente al gasto que van a generar las pensiones hasta final de año.

Añaden que los ingresos por cotizaciones serían suficientes para pagar la nómina mensual, pero cuando llegue el momento de abonar la extra, en este caso la de Navidad, la recaudación resultará insuficiente y entonces el Ejecutivo sufrirá tensiones de liquidez.

No lo hará público hasta después de las elecciones

Pese a ello, el Gobierno va a conseguir retrasar, al menos hasta después de las elecciones, el anuncio del inminente cierre de la hucha.

El Ministerio de Trabajo, a través de la Tesorería General de la Seguridad Social, no tendrá que disponer del dinero del Fondo de Reserva hasta finales de noviembre, cuando deberá abonar a los pensionistas la paga ordinaria y la extra de diciembre.

En campaña electoral, éste es un hecho relevante, pues evita que la oposición esgrima en sus ataques que el Ejecutivo de Sánchez va a pasar a la historia como el que cerró el Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

El gasto en pensiones se está disparando mes a mes

Fuentes de la cúpula económica del Gobierno recuerdan a ECD que el gasto en pensiones se ha disparado este año.

En septiembre marcó un nuevo récord con un desembolso de 9.693 millones de euros. Y dan por hecho que en octubre volverá a ser batido. “A base de ir pagando más pensiones, más altas y durante más tiempo, el gasto crece un mes tras otro”, advierten.

La Seguridad Social atiende ahora el pago de 9,76 millones de pensiones, un millón más que hace una década. Y la pensión media, de 993 euros en septiembre, es un 30% superior que la de hace diez años. De ambas variables resulta esa nómina total cercana a los 9.700 millones, casi un 50% más abultada que la de 2009.

Conforme la nómina ha ido creciendo, las necesidades de la Seguridad Social también lo han ido haciendo. Este fuerte crecimiento, que no se daba desde hace una década, viene ocasionado por la revalorización de las pensiones de la que se benefician más de 9,5 millones de jubilados. Pero también por el incremento de las personas que se incorporan al sistema público, que además traen una base de cotización más amplia.

Hay que destacar que, por primera vez en los últimos cinco años, los pensionistas han experimentado una subida conforme a la evolución prevista del IPC y superior al 0,25% de los ejercicios anteriores. Desde enero sus ingresos aumentan un 1,6% con carácter general, que se eleva al 3% para las prestaciones mínimas y no contributivas.

Pero además medio millón de viudas (mayores de 65 años y con rentas bajas) han visto cómo sus nóminas se incrementaron a principios de este año otro 7% gracias al alza de cuatro puntos de su base reguladora hasta situarse en el 60%.

Por otro lado, los pensionistas recibieron en febrero una paga compensatoria con la diferencia entre la revalorización del 1,6% y la inflación media del 1,7% que se registró en 2018.

El Fondo de Reserva no tiene dinero ni para una extra

La hucha de las pensiones ha sufrido una fuerte caída de fondos en los últimos años. Desde 2012, el Gobierno de Mariano Rajoy tuvo que acudir de manera recurrente al Fondo de Reserva, que en su día llegó a acumular más de 66.000 millones. El Ejecutivo de Pedro Sánchez recibió el Fondo de Reserva con 8.095 millones.

En la cúpula económica del Ejecutivo no se oculta la “gravedad” de la situación. Se tiene en cuenta que, cuando arrancó la crisis, en el año 2008, la hucha de las pensiones tenía 57.158 millones de euros. En 2011, cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero dejó La Moncloa, la cantidad era de 64.374 millones.

En la actualidad, no es sólo que el remanente haya bajado a los 5.043 millones, una cifra que no permite afrontar ni una paga extra. Es que, además, la Seguridad Social era el único organismo público que comenzó la crisis con superávit y a día de hoy es el único que se encuentra en déficit.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?