El Chivato

Un juzgado de familia enseña a padres divorciados a no hacer de sus hijos unas “personas desgraciadas”

Divorcio.
photo_camera Divorcio.

El inicio de un proceso de divorcio es complicado. Los expertos coinciden: en ese momento los sentimientos están a flor de piel, la herida está abierta y hay mucho rencor. Si los adultos no llegan a acuerdos sobre cómo actuar con el hijo en común o quién va a tener la patria potestad, comenzará una lucha en los tribunales plagada de denuncias y de malestar emocional, que repercutirá en el menor.

Quizás por eso, el Juzgado de Familia nº 27 de Madrid ha decidido hacer hincapié en la importancia de mantener a los menores al margen de los litigios para no hacer de ellos “unas personas desgraciadas”. Según ha podido observar El Chivato, el tribunal ha situado en lugar visible de la sede judicial tres carteles destacando los principales errores que cometen los padres que se están separando.

En la cúspide de la pirámide recuerdan lo más común: hablar mal al menor del otro progenitor, un hecho que les puede dañar “de forma gratuita”. 

El juzgado también resalta la importancia de no realizar interrogatorios a los pequeños cuando éstos llegan de pasar un fin de semana en casa de su padre o de su madre. Los profesionales recomiendan dejarles su espacio y que sea ellos mismos los que cuenten cómo se lo ha pasado.

Por otro lado, el juzgado plasma en el cartel la importancia de no llevar a cabo acciones o entablar conversaciones que no comenzarían si estuvieran casados. Ejemplo de ello sería tratar asuntos relacionados con el dinero, utilizar al niño de mensajero o competir por ver quién quiere más al menor. 

Según este juzgado de Madrid, otros puntos clave que para no hacer a los hijos “unas personas desgraciadas” son enseñarles a no mentir, no comprarles regalos para engatusarles, no amenazarlos ni manipularlos y, por último, cumplir con el régimen de visitas.

 

El FBI registra la mansión de Donald Trump de Mar-a-Lago

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes