Política

Sorpresa: Podemos tiene decidido apoyar la reprobación de Marlaska

Pablo Iglesias ha presionado a Echenique para que esta vez deje solo al PSOE por la tragedia de Melilla, y castigar así a Pedro Sánchez y Yolanda Díaz

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique; el portavoz de Esquerra Republicana (ERC) en el Congreso, Gabriel Rufián; y la ministra de Igualdad, Irene Montero, conversan en una sesión plenaria, en el Congreso.
photo_camera El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique; el portavoz de Esquerra Republicana (ERC) en el Congreso, Gabriel Rufián; y la ministra de Igualdad, Irene Montero, conversan en una sesión plenaria, en el Congreso.

Pablo Iglesias se prepara para dar un contundente aviso a Pedro Sánchez y a Yolanda Díaz, alineados en el objetivo de mantener a Fernando Grande-Marlaska en el Gobierno pese a la tragedia de Melilla y sus declaraciones negando que se hubieran producido muertes en suelo español. La estrategia que pilota el ex líder de Podemos es desmarcarse esta vez del PSOE y apoyar la reprobación del ministro.

La presión de la oposición va a aumentar sobre Grande-Marlaska en las próximas semanas, después de que el PP haya anunciado que solicitará su reprobación en el Congreso de los Diputados antes de final de año.

La versión del ministro del Interior sobre los trágicos hechos ocurridos el pasado 24 de junio en Melilla, que se cobraron la vida de al menos 23 migrantes (70 muertos según las ONG’s), no ha convencido a la oposición, ni tan siquiera a sus aliados parlamentarios.

Sin embargo, fuentes del Gobierno y de la dirección socialista admiten a Confidencial Digital que el peor escenario para Pedro Sánchez está por llegar, después de que el PP haya anunciado que va a presentar una proposición no de ley para reprobar a Marlaska.

La iniciativa parlamentaria tiene relevancia política porque forzará una votación en el Congreso sobre su cese en las próximas semanas, poniendo a prueba la confianza de que goza en la Cámara, y se convertirá, de rebote, en un varapalo al Gobierno y a su presidente, Pedro Sánchez.

Podemos tiene decidido facilitar la reprobación

Hasta ahora, la posibilidad de que prosperase la reprobación de Grande-Marlaska se antojaba complicada, dada la correlación de fuerzas en la Cámara y que hasta aquí Podemos había respaldado siempre al Gobierno.

Sin embargo, fuentes de Ferraz, a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, admiten que la dirección del grupo parlamentario de Unidas Podemos, liderado por Pablo Echenique, no ha aclarado a su socio (el PSOE) si va a facilitar (con su apoyo o abstención) la reprobación en el Congreso, lo que, a su vez, planteará a Sánchez el cese de Marlaska.

Fuentes de Unidas Podemos confirman que Pablo Iglesias ha presionado a Echenique para que esta vez deje solo al PSOE en la votación de la censura al ministro por la tragedia de Melilla, y así castigar a Pedro Sánchez y Yolanda Díaz.

En Moncloa han recibido información de un giro del socio minoritario del Gobierno a última hora, por cálculo electoral y para presionar a Díaz, con lo que se abre la puerta a que el cuarto intento de censura al ministro del Interior salga adelante esta vez. Solo la suma de PSOE y Unidas Podemos logra más escaños que PP, Vox y Ciudadanos juntos, y, si Podemos retira su voto, la derrota del Gobierno resulta inevitable.

Sánchez no cuenta ni con los independentistas

Por si faltara algo, las fuentes socialistas consultadas admiten que los socios independentistas del Gobierno no guardan especial simpatía por el ministro del Interior. Le han criticado duramente, por ejemplo, por la política de ‘patada en la puerta’ en los pisos donde se celebraban fiestas de no convivientes hasta altas horas de la noche durante la pandemia.

Nadie cree ahora a Marlaska sobre la tragedia de Melilla. Únicamente la bancada socialista. El resto de aliados del Ejecutivo extreman las críticas a su gestión, y consideran insuficientes, cuando no falsas, sus explicaciones sobre lo ocurrido en la valla. 

 

Se trata de una circunstancia que aleja cualquier posibilidad, por ahora, de que los independentistas catalanes de ERC y los abertzales de EH Bildu voten en contra de la reprobación de Marlaska, según el recuento de apoyos que han realizado en Ferraz.

Desmarcarse del PSOE y castigar a Yolanda Díaz

Fuentes de la cúpula socialista confirman a ECD que Pablo Iglesias tampoco se ha comprometido con Pedro Sánchez a no secundar la operación política de la oposición contra Marlaska.

Ferraz tiene información de que la maniobra de Iglesias responde a la guerra desatada a la izquierda del PSOE entre Podemos y la plataforma ‘Sumar’, que promueve la vicepresidenta Yolanda Díaz.

El giro de Podemos inquieta en Moncloa

Así las cosas, la indefinición de la dirección de Podemos a pocos días de la reprobación del ministro ha comenzado a inquietar en los despachos de La Moncloa y de Ferraz.

En el PSOE reconocen que Marlaska e Iglesias representaron dos sectores del Gobierno de coalición muy alejados. “El entonces vicepresidente segundo viene del comunismo, del activismo antiglobalización, del 15-M… Y el ministro del Interior fue un destacado juez de la Audiencia Nacional cercano a sectores conservadores, propuesto por el PP para el Consejo General del Poder Judicial…”, recuerdan. “Nunca se han llevado nada bien”, admiten.

“Ambos mantuvieron tensiones importantes en el Consejo de Ministros por la política de inmigración, sobre la que tienen una visión casi antagónica. Y, además, ahora Iglesias necesita un golpe de efecto para distinguir a Podemos del PSOE y, al mismo tiempo, mandar un recado a Yolanda”

Iglesias criticó el nombramiento de Marlaska

No pasan tampoco por alto que, tras la moción de censura que derribó a Mariano Rajoy, en la formación de nuevo Gobierno Pablo Iglesias criticó el nombramiento de Fernando Grande-Marlaska como ministro del Interior.

No sé quién ha convencido a Pedro Sánchez para nombrar a un ministro del PP, pero ha nombrado a un ministro del PP”, señaló entonces, tras la formación del primer gobierno socialista, en junio de 2018.

“Alguien que estuvo a favor de condenar a miembros del 15-M, que secuestró portadas de ‘El Jueves’, desde luego no está en el espíritu del cambio”, incidió Iglesias.

Marlaska, un lastre para Pedro Sánchez

Fuentes de la dirección del PSOE admiten a ECD que, aunque el resultado de esa votación es simbólico, porque no tiene efectos inmediatos sobre su continuidad en el cargo, dado que solo el presidente del Gobierno tiene la competencia de nombrar y cesar ministros, un pronunciamiento del Parlamento a favor de la reprobación se convertiría en una declaración política de primer nivel

Eso colocaría a Marlaska en situación delicada para lo que resta de legislatura, a la vez que dejaría a Sánchez “tocado” en vísperas del intenso calendario electoral que se avecina.

La reprobación es una circunstancia política nada agradable para ningún responsable público, y que ya sufrieron varios ministros del PP, como Jorge Fernández Díaz y Rafael Catalá, durante el último mandato de Mariano Rajoy.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?