Seguridad

El terrorista ‘Mikel Antza’ no tiene acusaciones en España pero sí en Argentina

El juez Rodolfo Canicoba instruye un sumario por “delitos de lesa humanidad” tras una denuncia presentada por Dignidad y Justicia. El tipo penal se introdujo en nuestro país cuando este etarra ya había sido detenido

Dos dirigentes de ETA, en un comunicado grabado.
photo_cameraDos dirigentes de ETA, en un comunicado grabado.

Mikel Albisu Iriarte, alias ‘Mikel Antza’ llegó el martes 22 de enero al Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas procedente de Francia. Las autoridades galas lo expulsaron tras cumplir quince de los veinte años de cárcel a los que había sido condenado como dirigente de ETA.

La Policía Nacional comprobó en Barajas que ‘Antza’ no tiene causas judiciales pendientes en España, por lo que lo dejó ir libremente. Al quien fuera número uno de la banda terrorista lo recogieron en el aeropuerto de Madrid varios familiares y amigos, con los que se supone que viajó hasta San Sebastián, su lugar de residencia antes de pasar a la clandestinidad hace décadas.

Confidencial Digital ha podido confirmar que, pese a no tener cuentas con la justicia en España, el horizonte judicial de Mikel Albisu cuenta con una amenaza, en este caso procedente de Argentina.

Se libró de la investigación en España

Así lo confirman a ECD desde Dignidad y Justicia, una asociación presidida por Daniel Portero (hijo del fiscal de Andalucía Luis Portero asesinado por ETA) que ha destacado por ejercer la acción judicial para tratar de resolver atentados sin juzgar y para evitar actos de enaltecimiento de los terroristas.

Fuentes de Dignidad y Justicia admiten que en España no hay, por ahora, posibilidades de procesar a ‘Mikel Antza’. No es posible juzgar y condenar por hechos ya juzgados y condenados en otro país, como puede ser el caso de la condena por dirigente de ETA que Albisu ha cumplido en Francia.

Por otro lado, la Audiencia Nacional investiga a cuatro cabecillas de la última etapa de ETA por delitos de lesa humanidad, pero no a ‘Mikel Antza’: este último fue detenido el 3 de octubre de 2004, apenas dos días después de que entrara en vigor la reforma del Código Penal español que incluyó el delito de lesa humanidad. Como en esos dos días ETA no cometió asesinatos, la Audiencia no ha procesado a Antza en esa causa.

Sin embargo, Dignidad y Justicia consiguió abrir una investigación judicial, por ese mismo delito y contra más dirigentes de ETA, en Argentina.

Denuncia en Argentina contra 41 líderes de ETA y HB

Esta asociación acudió a la justicia argentina después de que la Audiencia Nacional decidiera en un primer momento rechazar investigar a dirigentes de ETA por lesa humanidad. En aquel entonces, una juez argentina había empezado a instruir la querella presentada por entidades por la memoria histórica contra varios ex ministros de Franco por los crímenes cometidos durante la dictadura.

Dignidad y Justicia consiguió en 2016 que un juez en este país sudamericano se hiciera cargo de una querella presentada contra 22 miembros de la Mesa Nacional de Herri Batasuna, que aprobaron la estrategia “Oldartzen” para “socializar el sufrimiento” en los años 90, y contra 19 jefes de distintos aparatos de ETA desde 1994.

Entre esos líderes de ETA, en su mayoría jefes de los aparatos “político” y “militar” de la banda, se encuentra Mikel Albisu Iriarte.

Una instrucción lenta

La asociación denunciante destaca que ‘Antza’, gracias a esa querella en Argentina, está siendo investigado por delito de lesa humanidad por sus actividades como líder de ETA durante más de una década, pero a partir de dos atentados concretos: los asesinatos de José Luis Caso y Manuel Zamarreño en 1997 y 1998. Caso era concejal del PP en Rentería (Guipúzcoa), fue asesinado a tiros, y ETA esperó apenas unos meses a que Zamarreño le tomara el relevo como edil en el ayuntamiento para matarlo con una motocicleta-bomba.

La instrucción en Argentina la dirige el juez Rodolfo Canicoba, que avanza lentamente por la necesidad de solicitar información a la Audiencia Nacional para que le remita actuaciones llevadas a cabo por la justicia española sobre los atentados de ETA.

Ahora mismo, según Dignidad y Justicia, el juez argentino está pendiente de una comisión rogatoria que hizo a España para avanzar en esta causa en la que ‘Mikel Antza’ figura como uno de los acusados por los autores de la querella.

Jefe ‘político’ durante doce años

Nacido en San Sebastián, Mikel Albisu Iriarte pasó a la clandestinidad en Francia tras colaborar en la fuga de la prisión de Martutene de dos etarras durante un concierto. Su ascenso a la cúpula de ETA se produjo en 1992, tras la operación policial en Bidart que descabezó al triunvirato terrorista de Francisco Mujika Garmendia ‘Pakito’, José Luis Álvarez Santacristina ‘Txelis’ y José María Arregui Erostabe ‘Fiti’.

Fue entonces cuando, según las Fuerzas de Seguridad, asumió el liderazgo del aparato político. Sobrevivió a la detención de sucesivos jefes de los comandos de ETA, participó en las negociaciones con el Gobierno de José María Aznar durante la tregua-trampa de 1998 y llegó a entrevistarse en Perpiñán con Josep Lluís Carod-Rovira, conseller en cap de ERC en la Generalitat del tripartito con Pasquel Maragall.

En aquella entrevista en 2003 ‘Mikel Antza’ y su compañero José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea,  alias ‘Josu Ternera’, pactaron con Carod-Rovira una tregua para que ETA no cometiera atentados en Cataluña.

Al final, el 3 de octubre de 2004 la Policía francesa y la Guardia Civil capturaron a Mikel Albisu en Salies-de-Béarn (sudoeste de Francia) junto a su compañera Soledad Iparragirre, alias ‘Anboto’, jefa del aparato financiero y de extorsión a los empresarios. Se les incautó un gran arsenal de armas, munición y explosivos, además de documentación clave en la tarea de ir debilitando a ETA.

Durante los años de Mikel Albisu como uno de los principales dirigentes de la banda, ETA asesinó a 112 personas. En esa etapa inició la campaña de asesinatos de concejales del PP, el PSE y UPN en la que fue secuestrado y asesinado, entre muchos otros, Miguel Ángel Blanco.

En sus últimos tiempos en prisión, ‘Antza’ asumió la portavocía del colectivo de presos etarras junto a su compañera ‘Anboto’. Lo hizo desde la cárcel francesa en la que se entrevistó con personalidades francesas, pero también, como se contó en estas páginas, con Arnaldo Otegi. Pese a que ETA había renunciado a seguir matando, aún en 2012 durante un juicio oral Mikel Albisu lanzó vítores de Gora ETA.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?