Los probióticos, al igual que el omeprazol, tampoco son protectores de estómago según los expertos

El Consejo General de Colegios Farmacéuticos recomienda consultar a un médico o boticario antes de comenzar a tomarlos

Los probióticos, al igual que el omeprazol, tampoco son protectores de estómago según los expertos.
Los probióticos, al igual que el omeprazol, tampoco son protectores de estómago según los expertos.
  1. Qué son los probióticos
  2. Prevenir los efectos de los antibióticos
  3. Probióticos para el microbioma vaginal
  4. El omeprazol tampoco es un protector estomacal
Los probióticos, al igual que el omeprazol, tampoco son protectores de estómago según los expertos.
Los probióticos, al igual que el omeprazol, tampoco son protectores de estómago según los expertos.

Últimamente, los probióticos están siendo el foco de anuncios, recomendaciones de nutricionistas, noticias de bienestar…

El problema radica en que parte de la población los está empezando a considerar protectores de estómago, al igual que el omeprazol, cuando en realidad ninguno de los dos está indicado para eso.

Los probióticos son microorganismos que están en el interior del cuerpo y aportan una serie de beneficios a su funcionamiento.

“Pueden contribuir a mantener una buena salud gastrointestinal y ayudar a prevenir alteraciones a este nivel, pero no protegen el estómago”, explica para Confidencial Digital el responsable de Divulgación Científica del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, Carlos Fernández Moriano. “De hecho, debido al pH tan ácido del estómago no hay grandes poblaciones bacterianas, a diferencia de como sí que ocurre en el intestino”, añade. 

Qué son los probióticos

Está ‘muy de moda’ hablar del microbioma humano que representa el conjunto de microorganismos que residen en nuestro cuerpo, bien sea en la boca, intestino, vagina… En concreto, el microbioma intestinal es el que se encarga de crear y mantener la microbiota intestinal, también conocida como flora intestinal, para que el funcionamiento del organismo esté en equilibrio.

En resumen, los probióticos son aquellos productos que contienen microorganismos vivos que ayudan a reforzar y mantener regulado el microbioma intestinal que a su vez forma la flora intestinal.

Algunos alimentos como los yogures son una fuente rica en probióticos, pero también existen suplementos, porque no todos tienen la calificación de medicamentos, que contienen una serie de probióticos específicos, en función del caso concreto que se quiera tratar.

Desde el Consejo General de Colegios Farmacéuticos, Fernández Moriano explica que “estos productos los podemos encontrar en las farmacias, pero lo más recomendable antes de comprar uno u otro, es consultar cada caso específico con el farmacéutico o con el médico para que el probiótico se adapte de la mejor forma a la situación del paciente”.

De manera general los probióticos se toman con líquidos,  bien mezclados o tragados, a temperatura ambiente por vía oral. El responsable de Divulgación Científica puntualiza que “es importante no tomarlos con bebidas calientes porque los microorganismos que contiene el probiótico están vivos y pueden ser sensibles al calor”.

 

Prevenir los efectos de los antibióticos

La situación más habitual en la que un médico o farmacéutico recomienda tomar probióticos es cuando inicias un tratamiento con antibióticos

Estos medicamentos, los antibióticos, además de combatir las infecciones del paciente, provocan alteraciones en las bacterias del intestino lo que puede traducirse en diarreas o malestar intestinal. 

A través de los probióticos, estas colonias de bacterias se reponen para mantener la microbiota, o flora intestinal, en equilibrio.

Cuando se aconseja tomar probióticos para evitar las diarreas de los antibióticos, los expertos recomiendan dejar pasar un mínimo de dos horas entre la toma del antibiótico y la del probiótico, excepto probióticos específicos, para evitar que el antibiótico destruya a las bacterias que contiene el probiótico.

Otro de los casos en la que los expertos recomiendan tomar probióticos es cuando tenemos gastroenteritis. El epitelio, es decir, la piel que recubre el intestino por dentro disminuye y a su vez también lo hace la capa de microbiomas. “Cuando se sufre esta irritación intestinal, recomendamos tomar probióticos para proteger y regenerar esta pérdida de flora intestinal. Por este motivo puede ser que la gente lo confunda con un protector de estómago”, explica el doctor David Palacios, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) de Madrid.

Los probióticos, al igual que el omeprazol, tampoco son protectores de estómago según los expertos.
Los probióticos, al igual que el omeprazol, tampoco son protectores de estómago según los expertos.

Probióticos para el microbioma vaginal

Los probióticos también se aconsejan cuando el microbioma vaginal de las mujeres se ve afectado por algún tipo de infección. “Mantener una microbiota 'saludable' -flora vaginal- a este nivel ayuda a la regulación del pH, que es importante para que no proliferen otros microorganismos que pueden ser patógenos -que causan una enfermedad-”, explican desde el Consejo General de Colegios Farmacéuticos. Este tipo de probióticos pueden administrarse por vía oral, pero también hay otros por vía vaginal.

El omeprazol tampoco es un protector estomacal

“Al principio de los tiempos del omeprazol, popularmente se le llamó protector de estómago y servía para ‘proteger’. Entonces se ha generado una cultura de que es un protector de estómago y realmente no protege”, explica el doctor Palacios. De hecho, a día de hoy, es uno de los fármacos más consumidos en España.

Concretamente el omeprazol es un inhibidor de la bomba de protones que se encarga de disminuir la secreción ácida del estómago. Algunos medicamentos, como el ibuprofeno, aumentan esta secreción, y se necesita tomar el fármaco para mantener el ácido 'en su sitio'. “El omeprazol protege cuando debe de proteger, es decir, para casos de gran acidez estomacal”, indica el presidente de SEMERGEN.

A pesar de que tanto los probióticos como el omeprazol están erróneamente considerados protectores estomacales, no hay ninguna similitud entre ellos. “Los probióticos y el omeprazol son dos cosas totalmente distintas. De hecho, los probióticos son para el intestino y el omeprazol para el estómago”, concluye el doctor Palacios.

Los probióticos, al igual que el omeprazol, tampoco son protectores de estómago según los expertos.
Los probióticos, al igual que el omeprazol, tampoco son protectores de estómago según los expertos.

Video del día

Florentino Pérez, almuerza con Macron en el Elíseo.
Macron habría pedido que permita a Kylian Mbappé
estar en los Juegos Olímpicos
Comentarios