Imprimir

Agresiones a policías el 22-M: “Con el comisario Nogueroles no hubiera pasado”

Confidencial Digital | 01 de abril de 2014

Un manifestante agrede a un policía el 22-M.
Un manifestante agrede a un policía el 22-M.

Los incidentes ocurridos el pasado 22 de marzo, con un gran número de agresiones a policías, están teniendo otras consecuencias dentro de la UIP de Madrid. Los agentes culpan a su superior, Francisco Javier Virsea, de la “permisividad” mostrada durante las 'Marchas de la Dignidad'. Además, aseguran que con su anterior jefe, el comisario Nogueroles, “ésto no hubiese pasado”.

Según explican a El Confidencial Digital fuentes bien situadas en la Policía Nacional, los agentes de la unidad de intervención policial achacan la “falta de respuesta” a los ataques del pasado 22-M a los “silencios procedentes de arriba”. En concreto, aseguran que al jefe de la UIP madrileña, Francisco Javier Virsea, le faltó “previsión primero y contundencia después”.

El operativo “no estaba bien montado”

Una de las principales críticas realizadas por los agentes antidisturbios tiene que ver con una presunta mala organización del operativo: “los subgrupos estaban muy separados entre sí, lo que facilitó la intromisión de los manifestantes en nuestras líneas”.

La dispersión de los agentes fue aprovechada por los grupos anti-sistema que acudieron a las 'Marchas de la Dignidad': “Empezaron a lanzar objetos y después acorralando, poco a poco, a los compañeros rezagados”.

Esa situación se hubiese solventado con el envío de refuerzos a la zona en la que los agentes estaban siendo atacados, o bien dando instrucciones para intervenir. Sin embargo, no se dieron esas órdenes: “Lo único que recibieron los compañeros fueron silencios y mensajes de que aguantaran, que enviarían a otros subgrupos”. Éstos, no obstante, “llegaron tarde y sin ningún tipo de organización”.

“Noguerales no hubiera permitido los ataques”

Los errores en la organización del dispositivo y la “pasividad” posterior no se hubiesen producido, según las fuentes consultadas, bajo el mando del anterior jefe de la Unidad de Intervención Policial de Madrid, el comisario Nogueroles.

Los antidisturbios madrileños recuerdan que Nogueroles “consiguió blindar el Congreso en todas las convocatorias realizadas el año pasado”. Además, “nunca permitió avances de los manifestantes, ya que el perímetro con él estaba absolutamente definido y las líneas muy juntas”.

De esta forma, “los manifestantes pocas veces iniciaban una lucha cuerpo a cuerpo con los agentes, y la mayoría de las veces la marcha se dispersaba ante la buena organización policial”.

Además, si había que intervenir porque la situación lo requería, “a él no le temblaba el pulso”.

Destinado en Melilla a principios de año

La llegada de Francisco Javier Virse a la jefatura de la UIP de Madrid se produjo tras la marcha de Javier Nogueroles a Melilla.

La Dirección General de la Policía destinó al comisario a Melilla para nombrarle Jefe de Operaciones de la ciudad autónoma. El objetivo era placar, a través de la experiencia de Nogueroles, la oleada de violencia que venía padeciendo Melilla desde el pasado verano.

Tal y como se informó en estas páginas, el trabajo del comisario en la ciudad autónoma ya se está empezando a notar. Prueba de ello fue el éxito policial obtenido en la redada llevada a cabo por la Policía Nacional el pasado mes de enero en el barrio conocido como ‘La cañada de Hidum’. La operación, realizada de madrugada, “pilló a los activistas pro-marroquíes desprevenidos”, por lo que se pudo incautar gran cantidad de material.

En concreto, explican los policías a los que ha tenido acceso este diario, se decomisaron 15 kilos de hachís, 120 gramos de cocaína, 20.000 euros en efectivo, y un gran arsenal de armas: cuchillos, hachas, dagas, pelotas de goma, y hasta una escopeta de fabricación casera.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://www.elconfidencialdigital.com/articulo/seguridad/Agresiones-policias-comisario-Nogueroles-pasado/20140331195039072444.html


© 2019 Confidencial Digital

Todos los derechos reservados. Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de Confidencial Digital. No está autorizada su difusión ni citando la fuente. Publicaciones Confidenciales. C/Naranjo 3, 1º Dcha 28039 Madrid. Teléfono:  +34 91 445 96 97