Viernes 24/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Tienen prohibido hablar acerca de la amenaza independentista

Altos mandos del Ejército, sobre Cataluña: “Estamos para cumplir lo que dice la Constitución”

Respaldan las palabras de la ministra Cospedal diciendo que las fuerzas armadas defenderán la integridad de España

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, como hizo en su día su antecesor, Pedro Morenés, ha recordado el papel constitucional de las Fuerzas Armadas como garantes de la integridad territorial española tras ser preguntada por una posible independencia de Cataluña. Sus palabras han recibido un “respaldo absoluto” por parte de los altos mandos del ejército.

Cospedal durante el acto de toma de posesión en Defensa. Cospedal durante el acto de toma de posesión en Defensa.

El martes, Cospedal presidió el acto de celebración de los 40 años del Ministerio de Defensa. Y, durante su intervención, recordó que “por tierra, mar y aire, las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil se encuentran donde haya que proteger los valores de la democracia y de la Constitución, pero también la integridad y soberanía”, en clara referencia al proceso independentista en Cataluña.

La ministra añadió: “Siempre que España ha necesitado a las Fuerzas Armadas, estas han respondido de inmediato”

El momento y el lugar fueron cuidadosamente elegidos: el acto se celebró paralelamente a la presentación del proyecto de la Ley del Referéndum de Autodeterminación en las Cortes catalanas. Y entre los asistentes al acto se encontraban ex ministros de Defensa como Federico Trillo, Narcís Serra, Eduardo Serra, Suárez Pertierra y Julián García Vargas.

La amenaza militar

Las palabras de Cospedal fueron rápidamente interpretadas por el independentismo catalán como una amenaza de movilizar a los militares en caso de que la agenda soberanista siga su curso.

 El propio presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, trató de responder a la ministra: “Si creen que blandiendo uniformes militares nos acoquinarán van muy equivocados”, comentó en sus redes sociales el líder catalán.

En las últimas semanas han sido varias las menciones de Cospedal a la unidad de España.

Tal y como cuentan a El Confidencial Digital fuentes políticas, se trata de un “mensaje coordinado” con Moncloa, es decir, no exclusivo del ministerio de Defensa y de su titular.

Cierre de filas de los altos mandos

Las palabras de la ministra han sido gratamente recibidas entre los altos mandos de las Fuerzas Armadas. Algunos integrantes de la escala de oficiales generales, consultados expresamente por El Confidencial Digital, así lo admiten.

“Ningún militar puede hablar de cuestiones políticas”, explican. “Eso debe hacerlo el ministro, que habla por nosotros”. Pero recuerdan que su posición está del lado de lo que dicten la Constitución y el Gobierno elegido en las urnas.

Estamos para lo que diga la Constitución”, recalcan, en implícita referencia al artículo 8 de la Carta Magna, que establece el papel de las Fuerzas Armadas como garantes de la integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

Este cierre de filas en torno a las palabras de la ministra ya se produjo en septiembre de 2015, cuando Pedro Morenés realizó unas declaraciones similares. “Si todo el mundo cumple con su deber, no hará falta ninguna actuación” del ejército en Cataluña, dijo el entonces ministro.

Algunas de los mandos consultadas ponen de relieve que, desde el inicio del ‘proces’, a los militares se les ha impuesto una férrea disciplina de silencio sobre la cuestión catalana. La consigna, emanada directamente del Gobierno, se ha cumplido estrictamente durante estos años.

Discreta vigilancia

Además de haber trasladado esas indicaciones, desde ámbitos del Gobierno y del ministerio se han aplicado algunas precauciones añadidas para que ningún militar se salte dicha instrucción.

Por ejemplo, se ha aplicado una discreta vigilancia previa frente a cualquier discurso o intervención que pueda salirse de la más estricta neutralidad política.

Las fuentes militares consultadas por ECD revelan que, sin que se haya conocido públicamente, han llegado a suspenderse actos y discursos militares en los que se iba a tocar, siquiera tangencialmente, la cuestión catalana.

Un asunto, sin embargo, que sí se ha tratado en algunas discretas reuniones de generales celebradas estos últimos años.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·