Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Los RG-31 españoles son mejores que los americanos. El Ejército de Tierra ha retocado la transmisión de los vehículos antiminas para facilitar su conducción

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Ejército de Tierra ha introducido varias mejoras en los blindados RG-31 que ya están en Afganistán a disposición de las tropas. Se ha intentado así facilitar la conducción de los vehículos antiminas por los complicados caminos y carreteras del país.

Fuentes militares consultadas por El Confidencial Digital explican que Defensa se encontró con una dificultad cuando adquirió los RG-31: eran vehículos muy pesados, con una transmisión muy dura y con un elevado punto de gravedad. Todas estas condiciones dificultaban su conducción y, en ocasiones, la hacía casi imposible.

De hecho, el ejército de Estados Unidos tuvo numerosos inconvenientes con sus primeros blindados: volcaban, el volante era complicado de girar y la suspensión era muy dura.

España no ha querido en ningún momento que ser repitan estos problemas en sus RG-31 y Santa Bárbara Sistemas se ha encargado de mejorarlos: ha modificado la transmisión y las suspensiones de manera que la conducción del blindado es más sencilla.

Problemas con el cableado

Otro de los inconvenientes que se encontró el ejército estadounidense fue que sus primeros RG-31 tenían todo el cableado hidráulico y eléctrico en la parte inferior y sin ninguna protección. Esto los hacía convertirse en vehículos vulnerables.

Fuentes militares explican que cualquier pequeña explosión o roce con una roca podía inutilizarlos al llevar los sujetos al fondo y por fuera. Esos ‘percances’ no afectaban a sus ocupantes, pero provocaban que el vehículo quedara inmovilizado, con el consiguiente peligro que eso conlleva. Incluso, precisan, con un simple objeto cortante podía cortarse todo este cableado exterior.

Las fuentes castrenses consultadas precisan que el prototipo español de RG-31 que se diseñó en un principio era muy similar al americano. Por tanto, cualquier pequeña explosión podría dejar inmovilizado el blindado al no disponer todo el cableado de protección alguna.

De hecho, España ya ha mandado a Afganistán un vehículo-grua para recuperar a los blindados que sufran algún percance en el desarrollo de su misión –ver noticia-.

Vea a continuación una imagen de cómo quedo un RG-31 americano tras una explosión:

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·