Domingo 19/11/2017. Actualizado 11:46h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El banco ha perdido la mitad de su valor en cinco días

Luis de Guindos y Emilio Saracho se culpan de la mala gestión de la crisis del Popular

Se han cruzado duras acusaciones en medio del desplome bursátil de la entidad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La posibilidad de una intervención del Popular tiene asustados a los inversores más que en otras ocasiones, lo que explica su desplome bursátil de los últimos días. Ante la falta de un comprador rápido, Luis de Guindos y Emilio Saracho han decidido enzarzarse sobre quién tiene la culpa sobre la mala gestión que está poniendo contra las cuerdas a la entidad.

Emilio Saracho. Emilio Saracho.

Popular cerró este lunes la primera sesión bursátil de la semana con una caída superior al 18%, la mayor del año, de forma que profundiza en los mínimos históricos registrados la pasada semana y acumula siete sesiones consecutivas en rojo. Su capitalización quedó en los 1.418,54 millones de euros, tras la pérdida de 500 millones en pocos minutos.

Así las cosas, el banco presidido por Emilio Saracho ha perdido casi la mitad de su valor bursátil en cinco días. El viernes se dejó el -17,4% y el jueves el -17,9%. La situación del Popular ha lastrado al principal indicador español, el IBEX 35, hasta los -0,19%, (10.884,70 puntos), con lo que las ganancias acumuladas del año se reducen al 16,39%.

Las informaciones acerca de que el Popular está siendo analizado de cerca tanto por las autoridades europeas, como por el propio Fondo Monetario Internacional (FMI), provocaron que la acción comenzara a desplomarse la semana pasada, hasta situarse este lunes en mínimos históricos, en el entorno de 0,34 euros.

La posibilidad de una intervención de la entidad no ha sido despejada y está ahuyentando a los inversores más que otras veces, lo que explica su desplome. El motivo es que el Popular sigue a la espera de encontrar un comprador y la ausencia del mismo es causa y, al mismo tiempo, consecuencia de la caída que está sufriendo en Bolsa.

Los accionistas manejan que, si no aparece rápido un comprador, el reflote del banco va a pasar, con gran probabilidad, por una ampliación de capital que terminará por fortalecer la entidad en el medio plazo, pero perjudicará al accionista en el corto. Un escenario que ha provocado, por ejemplo, la retirada de la gestora de fondos Blackrock y la salida de la francesa Crèdit Mutuel del capital del banco.

No salir al paso para despejar los rumores

Este desplome no se interpreta ahora como otro de los vaivenes que vienen caracterizando la cotización de la entidad en las últimas semanas. En el Gobierno no se pasa por alto que la situación que atraviesa el Popular se mueve últimamente a golpe de rumores y de las pocas noticias que está aportando el propio banco sobre sus planes.

Por ello, según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes con acceso a La Moncloa, en el equipo económico de Rajoy se critica estos días la política de comunicación que ha desarrollado la entidad, especialmente en su forma de gestionar estos rumores. Considera que ha contribuido a aumentar la incertidumbre.

Reproches de Luis de Guindos a Saracho

El ministro de Economía también lanza reproches en privado al presidente de la entidad, Emilio Saracho. Se cuestiona si está haciendo todo lo posible por despejar esas especulaciones o si está claudicando con demasiada facilidad.

En la última Junta de Accionistas, el presidente del Popular ya anunció que el banco tendrá que acudir “sí o sí al mercado”, ya sea en forma de ampliación de capital o bien una venta o fusión con otra entidad.

A De Guindos ya le enfadó entonces que Saracho hubiera alertado de la necesidad de una ampliación de capital, y después haber contribuido a lastrar la cotización del valor, al no aportar más información sobre la posible operación.

Mayor especulación con la ampliación del plazo

Ahora, el Popular acaba de anunciar la ampliación del plazo, hasta finales de junio, para recibir ofertas de fusión con la intención de crear especulación y animar a los inversores.

Sin embargo, el Gobierno ha constatado que el mercado ha interpretado esta decisión al revés y ha considerado que las potenciales ofertas por el banco están siendo escasas, y ello está agravando la fuga de capitales.

“Dado que no se prevé que el banco que compre Popular vaya a pagar un prima importante sobre su precio actual, los inversores minoristas están tratando de especular con el valor”, consideran en el equipo más próximo a Luis de Guindos.

Ejecutivos del Popular critican la gestión del Gobierno

Por otro lado, en la alta dirección del Popular consideran que la situación que atraviesa la entidad no es tan grave como para que finalmente tenga que ser intervenida por el Banco Central Europeo (BCE), en lo que se conoce como una resolución ordenada, lo que era la antigua liquidación.

Pero también se escuchan reproches hacia la gestión de la crisis por parte del Gobierno. “De Guindos está incidiendo en el valor de la acción y se notará en los próximos meses la acción política del ministro”, se queja a ECD un director general del banco.

También critican que la única posición oficial del Gobierno, en palabras del portavoz Iñigo Méndez de Vigo, han generado aún más incertidumbre sobre el futuro del Popular al reconocer que el Consejo de Ministros del pasado viernes no había abordado la crisis. Declaró que el Ejecutivo “está tranquilo y que no existe ninguna preocupación mayor”. Poco después, los inversores activaron las ventas masivas hasta el cierre de la sesión.

El ministro de Economía no acudió a esa reunión del gabinete, en la que podía haber informado de la situación al resto de miembros del Ejecutivo.

“De Guindos no parece consciente de que no solo está en riesgo el futuro del Popular, sino lo que es aún más importante, la estabilidad del sistema financiero y la credibilidad de España”, lamentan desde la entidad.

“Pero bueno, el ministro ha preferido marcharse cuatro días a Estados Unidos (a la reunión del Club Bilderberg), en lugar de defender a un banco español ante las autoridades del BCE”, añade un alto ejecutivo próximo a Saracho. El presidente del Popular viaja este martes a Frankfurt junto a su consejero delegado para abordar ambos la situación, en solitario, con el organismo que preside Mario Draghi.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·