Domingo 19/11/2017. Actualizado 11:46h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Indulto de Alfredo Sáenz. El PP comenzará de cero el estudio de la medida de gracia al consejero delegado del Santander, sin atender a los informes elaborados ya por el Gobierno

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El indulto a Alfredo Sáenz va para largo. Y recaerá, con toda seguridad, en el nuevo Gobierno que salga de las urnas tras el 20 de noviembre. El PP empezará de cero el análisis de la petición del consejero delegado del Banco Santander si llega a La Moncloa, sin atender a los informes que ha elaborado ya el Gobierno de Zapatero. Quiere analizar el procedimiento a fondo, por su cuenta y sin prisa.

Fuentes próximas a la dirección del PP, consultadas por El Confidencial Digital, explican que Mariano Rajoy ya da por hecho que tendrá que enfrentarse al proceso de indulto de Alfredo Sáenz.

Es consciente de que Zapatero dejará en manos del nuevo Gobierno la decisión sobre la inhabilitación del consejero delegado del Santander. El Ejecutivo en funciones solo tomará medidas de carácter urgente desde el 20 de noviembre hasta que el nuevo equipo tome posesión. Y no parece que la medida de gracia a Sáenz pueda acreditarse como urgente y extraordinaria como para aprobarse a través de un decreto ley.

Por eso, todo hace indicar que tendrá ser el nuevo Gobierno el que decida sobre la petición del banquero. Y Rajoy lo tiene claro: indultará a la mano derecha de Emilio Botín, si procede, pero respetando los plazos y los procedimientos. Considera que no hay necesidad de acometer el proceso con prisas. Merece la pena analizarlo con calma porque se trata de un asunto muy delicado.

Demorar el indulto

En el Gobierno tampoco se trabaja a contrarreloj. El Ejecutivo no tiene previsto conceder el indulto al consejero delegado del Santander ni antes del 20-N, ni durante su mandato en funciones.

Pretende demorar al máximo la decisión que podría obligar a Alfredo Sáenz a abandonar su cargo en el Banco Santander, evitando elevar al Consejo de Ministros el informe sobre el que el Gobierno debería pronunciarse, con el objetivo de esquivar, de paso, el periodo electoral y el momento actual de gran convulsión en el sector financiero.

El Gobierno Zapatero utilizará, asimismo, el argumento de que el asunto se encuentra todavía en fase de estudio en el Tribunal Constitución, ya que Sáenz también recurrió a esta instancia, para eludir tener que emitir un dictamen. Un recurso que podría tardar, incluso, hasta dos o tres años en prosperar, según fuentes judiciales, lo que les permite agarrarse a este aspecto para dejar en manos del nuevo Gobierno la decisión.

Varapalo del Supremo

El consejero delegado del Santander se ha encontrado esta semana con otro obstáculo. El Tribunal Supremo ha acordado informar desfavorablemente sobre la petición de indulto de Alfredo Sáenz para que el Ejecutivo le conmute la pena de tres meses de arresto e inhabilitación profesional que le impuso ese mismo tribunal por un delito de denuncia falsa.

Los cinco magistrados de la Sala de lo Penal del Supremo que condenaron al ejecutivo el pasado mes de marzo han considerado que no se aprecian “razones de justicia o equidad” para que se le conceda el indulto.

El Tribunal Supremo condenó a Sáenz al considerar probado que dio instrucciones para que en 1994 Banesto presentara, a sabiendas de su falsedad, una querella criminal por estafa y alzamiento de bienes contra los empresarios Pedro Olabarría, Luis y José Ignacio Romero y Modesto González Mestre, con el objetivo de que pagaran 639 millones de pesetas que debían sus empresas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·