Sábado 26/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Las arcas de los ayuntamientos se vacían por la crisis económica: nuevos impuestos, retrasos en los pagos y ahorro en las fiestas patronales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los ayuntamientos españoles están sufriendo los efectos de la crisis en las arcas municipales, cada vez más vacías. Retrasos en los pagos a sus proveedores, puesta en marcha de nuevos impuestos o gasto mínimo para celebrar las fiestas patronales son algunas de las medidas más recurrentes.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, la crisis económica se está haciendo notar en las arcas de la mayoría de los consistorios. Las medidas adoptadas por las autoridades locales para hacer frente a la coyuntura varían de un ayuntamiento a otro, según apuntan desde la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Así, mientras algunos ediles optan por congelarse sus sueldos y los de su equipo de gestión y colaboradores más cercanos, otros toman medidas adicionales para abaratar el gasto público en sus municipios.

Varias empresas de servicios que tienen el grueso de su negocio en las contratas con Ayuntamientos municipales denuncian que muchos de ellos se están retrasando en sus pagos. Sobre este tema, desde las autoridades locales apuntan que, en numerosas ocasiones, los pagos que hacen de los servicios contratados a terceros se pagan a 90 días, plazo que puede dificultar los balances de las contratas.

Algunas de las primeras prestaciones de este tipo en resentirse son la de cuidado y limpieza de parques y jardines, la recogida de basuras o de animales callejeros y mascotas abandonadas.

En Canariasconocen bien este último caso ya que, según denunció hace unas semanas una asociación protectora de animales de Lanzarote, ya son seis los ayuntamientos que se comprometieron en 2002 a financiar parte de su actividad –que asciende a unos 15.000 euros mensuales– y que este año “se están haciendo los locos”. Según comentan en estas páginas fuentes cercanas a los gestores de algunos de esos municipios, “en este momento no hay presupuesto para este tipo de compromisos”.

Por otro lado, destaca el caso de las fiestas patronales que en los meses de verano y otoño salpican la geografía española. Este año, muchos vecinos han visto cómo sus santos y patronos tenían unas celebraciones “más parcas que nunca”.

En varios municipios madrileños los ayuntamientos han optado por ahorrar recortando las partidas destinadas a fiestas y festejos. Como consecuencia, muchas actividades que antes eran gratuitas, ahora son de pago o se han sustituido por otras más económicas.

Es el caso de los conciertos que tradicionalmente ofrece Majadahonda, por ejemplo, para celebrar El Cristo de los Remedios. Este año y por primera vez, quienes quieran disfrutar de los artistas invitados tendrán que pagar.

Fuentes municipales de la localidad madrileña apuntan que los precios de las entradas “serán simbólicos, entre 5 y 15 euros” y añaden que de este modo logran traer intérpretes de más calidad, además de sufragar parte del desembolso que suponen estas celebraciones.

En esta línea, los aficionados taurinos han visto como los festejos de sus pueblos han contado con un solo día de toros y otra jornada de recortes, opción más económica que la de años anteriores, “cuando había por lo menos tres días de toros”. 

Consecuencias del pinchazo del ladrillo

De acuerdo con varios expertos en gestión inmobiliaria y políticas públicas consultados por este confidencial, las arcas de los Ayuntamientos de aquellos municipios que, como los del Levante, se han beneficiado del ‘boom del ladrillo’ en los últimos años, ahora están empezando a tener serias dificultades para cuadrar sus cuentas.

El Partido Popular alega en una moción sobre la financiación local que la caída generalizada de la economía española tiene una especial incidencia en las arcas municipales, en las que están disminuyendo lasentradas locales vinculados a la actividad urbanística, que hasta ahora se situaban en el 20% del total de ingresos de los municipios.

“A esto hay que añadir la dificultad de acceso al crédito, que es mayor que otras Administraciones, así como el difícil cumplimiento de los requisitos de estabilidad presupuestaria a pesar de los planes de austeridad que muchos municipios están aprobando ya”, sentencian.

Ésta es una de las explicaciones que ofrecen a sus proveedores para solicitarles moratorias en los pagos de sus cuotas, aplazar ‘sine die’ el fin de varias obras públicas o retrasar varios procesos de expropiación que ya estaban en marcha.

Pero el pinchazo inmobiliario también afecta a municipios que quedan lejos del litoral mediterráneo. En ciudades como Huesca, y de acuerdo con las denuncias del grupo municipal de Chunta Aragonesista recogidas en varios medios de comunicación, son conocidos los problemas económicos del Ayuntamiento, “que tiene pendientes de hacer efectivos pagos por 13.339.691 euros por falta de liquidez, consecuencia, a su vez, de ingresos insuficientes”.

Las caídas en la recaudación vienen motivadas, entre otras cosas, por impuestos municipales relacionados con la actividad económica, como es el caso del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) que grava la realización de cualquier construcción, instalación u obra que exija la obtención de licencias de obra o urbanísticas.

Otros cabildos consultados por este confidencial especifican que en los últimos tiempos se han acogido-mediante la modificación de ordenanzas- a la oferta del pago fraccionado de varias de sus impuestos.

Estas mismas fuentes apuntan que la mayoría de los habitantes de sus municipios están solicitando este método de pago para el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). El sistema les permite decidir qué cantidad pagar cada mes, en función de su disponibilidad económica o sus necesidades de gasto, aseguran.

La ampliación del catálogo de tasas impositivas municipales es otra fuente de ingresos para paliar las deficiencias presupuestarias.

Entre las novedades más comunes, el impuesto de recogida de deshechos vegetales, la aplicación del sistema de pago para el estacionamiento en calles en las que hasta ahora era gratis aparcar o la subida de precios en los cursos y talleres que ofrecen los centros culturales locales.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·