Lunes 11/12/2017. Actualizado 13:42h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La intrahistoria de una huelga general ‘a medio gas’. El próximo golpe de efecto de UGT y CCOO será el 1 de mayo y montarán la traca final en junio

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La huelga general del 29-M es solo el principio. Las cúpulas de UGT y CCOO planean ya nuevas movilizaciones tras el paro 'descafeinado' de ayer. Preparan un nuevo golpe a la reforma laboral del Gobierno con las movilizaciones del Primero de Mayo. Y aún les quedará el principal cartucho, en el mes de junio.

La huelga tuvo una especial incidencia en la industria y los transportes, aunque no tanto en otros sectores como el pequeño comercio y la administración pública. La normalidad, laboral y ciudadana, fue la tónica de la jornada. Aún así, se produjeron 176 detenciones y 104 personas resultaron heridas, según datos del ministerio de Interior.

CCOO y UGT afirmaron que la participación fue “muy amplia”, en torno al 77%, y que el seguimiento superó a los paros de 2002 y 2010. Por el contrario, el Gobierno aseguró que el impacto de la protesta fue “claramente inferior” a la que alcanzó la convocada contra el Ejecutivo de Zapatero en 2010.

A primera hora de la mañana, la ‘zona cero’ en la Puerta del Sol de Madrid, estaba ‘blindada’ por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Apenas unas decenas de manifestantes comenzaban a acceder a la plaza. Aguardaban la apertura de los centros comerciales del centro de la capital, otro de los termómetros de la huelga –vea el video-, que se pusieron en marcha sin incidentes.

No hubo gabinete de crisis en La Moncloa

La jornada de huelga se vivió en el complejo La Moncloa con normalidad, lo mismo que en los despachos y pasillos de sus edificios. La mayoría de los funcionarios y altos cargos acudieron a su puesto de trabajo como un día más.

El Gobierno no puso en marcha ningún gabinete de crisis para gestionar la huelga. Mariano Rajoy acudió al pleno del Congreso de los Diputados junto a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Ambos presidieron después, también en la Cámara Baja, la Comisión Delegada de Asuntos Económicos, que dio el último retoque al proyecto de Presupuestos Generales del Estado que se aprobarán en el Consejo de Ministros de hoy.

Fue el Ministerio del Interior, y, en concreto, la directora general de Política Interior, Cristina Díez, la que se ocupó de informar del desarrollo de la huelga, a lo largo de cuatro comparecencias ante los medios de comunicación a lo largo del día, la primera de ellas muy madrugadora, minutos después de las 6 de la mañana.

Huelga de “calentamiento” para nuevas movilizaciones

Fuentes sindicales, consultadas por ECD, afirman que la huelga general de ayer es tan sólo “un ejercicio de calentamiento” para las nuevas movilizaciones que se esperan convocar desde ahora hasta el verano.

En las reuniones celebradas esta semana entre CCOO, UGT, y representantes de las demás centrales que han apoyado la huelga, los sindicatos mayoritarios anticiparon nuevos paros a nivel nacional en próximas fechas, una vez que se hayan aprobado los Presupuestos Generales del Estado y entre en vigor la nueva reforma laboral.

Los sindicatos consideran que, con la aplicación de estas dos leyes, “los ciudadanos se levantarán con mayor vehemencia contra el Gobierno, y que las futuras convocatorias de huelga “tendrán una repercusión sin precedentes en los últimos años”.

La traca, en junio

Esas próximas movilizaciones se iniciarán, según ha confirmado a este diario una voz autorizada de UGT, en una fecha simbólica para los trabajadores: el Primero de Mayo. Ese día, “volveremos a protestar contra las medidas que está tomando Rajoy, y animaremos a los ciudadanos a continuar manifestándose para frenar el recorte de sus derechos”.

El broche final a estos meses de movilizaciones se producirá en junio. Los sindicatos mayoritarios calculan que entonces será el momento para convocar una nueva huelga general, animada por las movilizaciones anteriores y que será mucho más agresiva que la de este 29 de marzo.

UGT y CCOO explican que, en esas fechas, Mariano Rajoy ya llevará siete meses en el Gobierno, por lo que la situación económica por la que atraviesa España, con una tasa de paro que seguirá subiendo, ya se le podrá achacar a él y no al Ejecutivo de Zapatero.

Además, para entonces “ya se podrán notar los efectos de medidas duras como la reforma laboral o los Presupuestos”, por lo que la huelga tendrá aún más justificación, afirman.

CEOE: Borrar cuanto antes el impacto de la huelga

Según fuentes de la CEOE, consultadas por ECD, el paro se desarrolló con “absoluta normalidad”. Su mensaje, a la hora de valorar la huelga general, busca hacer olvidar cuanto antes la huelga, para intentar minimizar el impacto negativo que la jornada puede tener en la imagen exterior de España.

Los dos ejes en los que se apoyan los empresarios para medir la repercusión de la huelga son la ausencia de imágenes de transporte público bloqueado en las grandes ciudades, y una actividad comercial casi en pleno funcionamiento, con movilidad en las calles de las principales capitales, que por ello no mostraron la percepción de un país paralizado.

Otros detalles de la jornada

A lo largo de la jornada de huelga se registraron numerosos detalles relevantes o anecdóticos, como los siguientes:

-- Se adelantó la hora de cierre de los periódicos: Los periódicos de Madrid decidieron adelantar su horario de cierre a las 5 de la tarde del miércoles. De esta forma, El País, El Mundo o ABC lograron imprimir sus ediciones y permitir a los repartidores hacer llegar los ejemplares a los puntos de venta antes de las 12 de la noche.

-- Un buen número de quioscos del centro de Madrid permanecieron cerrados durante todo el día, por lo que las ventas sufrieron un descenso significativo. Sí se repartieron los ejemplares por suscripción.

-- Cerca de 300 estudiantes del campus de Ciudad Universitaria cortaron la carretera de La Coruña (A-6) a su paso por Moncloa paralizando momentáneamente el acceso a la capital. Después, la marcha se dirigió hacia Callao.

-- Comercios próximos a las sedes de CC.OO. y UGT echaron el cierre. Es el caso de la cafetería que se encuentra frente a la sede de CC.OO., en la madrileña calle de Fernández de la Hoz, de la que son clientes habituales muchos de los miembros del sindicato. Junto a la sede confederal de UGT, situada en la calle Hortaleza, también cerraron sus negocios varios comercios, entre ellos dos bares y una tienda de caramelos y dulces.

-- Un total de cuarenta diputados se ausentaron de las votaciones en el Pleno del Congreso, cerca de una treintena de ellos debido a que secundaron la huelga general. En concreto, se trata de los once diputados de la denominada Izquierda Plural (IU, ICV-EUiA y CHA), los tres diputados de ERC, los siete de Amaiur, los dos del BNG, el diputado de CC Pedro Quevedo, el diputado de Compromís Joan Baldoví y la diputada del PSOE Isabel López i Chamosa. Ésta última fue la única diputada del Grupo Socialista que hizo huelga, aunque faltaron a las votaciones un total de siete miembros del PSOE, los otros seis con ausencias justificadas.

-- Petardos a los trabajadores de Onda Cero en Gijón. Un grupo de piquetes increpó a los empleados de la emisora de Planeta cuando accedían a primera hora de la mañana a sus puestos de trabajo.

-- Rueda de prensa ‘madrugadora’ de los sindicatos. Sorprendió lo pronto que los secretarios generales de UGT y CCOO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, salieron a defender el “éxito” de la huelga. Faltaban escasos minutos para la una de la tarde. No se recuerda una huelga general en la que los líderes sindicales valorasen con tanta rapidez el seguimiento del paro.

-- En la Puerta del Sol de Madrid se pudo ver piquetes informativos y representantes sindicales compartiendo terraza y aperitivo con los aficionados alemanes del Hannover, que viajaron hasta la ciudad para presenciar el partido de Europa League entre su equipo y el Atlético de Madrid. Los sindicalistas intercambiaron banderines y pegatinas con los hinchas teutones, que se fotografiaron con los promotores de la huelga.

-- La programación en las televisiones públicas se vio alterada. La 1 sustituyó ‘La mañana de La 1’, de Mariló Montero, por capítulos de la serie ‘Destino: España’ y un programa grabado sobre los ‘50 años del Dúo Dinámico’. En las autonómicas, Telemadrid permaneció toda la jornada sin emisión, al no haberse alcanzado un acuerdo con los sindicatos, mientras que Canal Sur estuvo 'en negro' hasta las seis de la mañana.

-- En las cadenas privadas, la jornada de huelga respetó, en general, la parrilla, salvo algunos casos de programas en directo, que fueron sustituidos por espacios grabados previamente, como el caso de ‘Sálvame diario’, en Telecinco, o ‘El Intermedio’, en La Sexta, en cuyo lugar se emitió un programa editado con los mejores momentos del programa.

-- Anonymous, el grupo de activistas informáticos, también estuvo presente en la jornada, sobre todo en las redes sociales. Animó desde su cuenta en Twitter a boicotear las webs de empresas denunciadas por poner trabas a la participación de sus trabajadores en la huelga. Entre los afectados se encuentran sobre todo comercios y empresas de alimentación, como Mercadona (se referían a ella como Hacendaño) o El Corte Ingles. A otras cadenas de supermercados, como SuperSol, se les robó las contraseñas de acceso a la intranet de empleados, y éstas fueron difundidas por la red.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··