Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

“Que hagan lo que quieran”

El empresariado catalán se ha hartado de mediar entre Rajoy y Artur Mas

Denuncian que no les han hecho ningún caso y por eso les han transmitido que no van a intervenir más en la batalla de la independencia. “Somos empresarios, no políticos”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los grandes empresarios catalanes se han hartado de Mariano Rajoy y de Artur Mas. Se han cansado de que les utilicen en su batalla por promover o impedir la independencia y de que al final no les escuchen. Por eso, han transmitido a Moncloa y a la Generalitat el mensaje de que no van a volver actuar más como mediadores entre las dos partes: “Somos empresarios, no políticos”, han exclamado.


Mariano Rajoy conversa con Artur Mas. Mariano Rajoy conversa con Artur Mas.

“Yo no me dedico a la política. Estoy cansado ya de llamar y de verme en privado con Rajoy y Artur Mas para animarles a que se sienten a hablar y para trasladar propuestas. No hacen caso. Entonces, que conmigo que no cuenten ya. Estoy harto”.

Así de contundente se muestra un alto ejecutivo catalán, con el que ha conversado El Confidencial Digital, y que admite en privado que en más de una ocasión se ha implicado personalmente como mediador entre Gobierno y Generalitat para buscar una solución al problema catalán. Ahora se confiesa “profundamente decepcionado”.

Asegura también que el conjunto del empresariado catalán se ha hartado de que “no se nos haga ningún caso”. Ante ese escenario, han decidido quitarse de en medio y no escuchar más al presidente del Gobierno y al de la Generalitat: “Que hagan lo que quieran”.

“El rol del empresario es estar en su negocio, no hacer de político. Así que la solución deben encontrarla Mas y Rajoy”, afirma.

Se niegan a ser utilizados de nuevo

El Gobierno lleva tiempo persiguiendo a los empresarios más sobresalientes de Cataluña para pedirles que se posicionen con toda claridad y públicamente contra el desafío secesionista de Artur Mas.

Este destacado ejecutivo catalán revela que algunos grandes empresarios de la región confiesan que se sienten “especialmente incómodos” cuando deben hablar en público sobre el problema catalán.

Pero les irrita aún más que, desde Moncloa, se les inste a frenar a Mas. Lo mismo que cuando las presiones proceden del entorno de la Generalitat, donde se les pide que apoyen el proceso iniciado por Artur Mas. Su reacción es: “Si no hablan entre ellos, el presidente del Gobierno y el de la Generalitat, ¿qué quieren que hagamos los empresarios?”.

Algunos en concreto, como los banqueros Isidro Fainé (CaixaBank) y Josep Oliu (Banco Sabadell), no están dispuestos a asumir los riesgos que supondría para sus empresas ese posicionamiento, sobre todo por las consecuencias que puede tener para su negocio dentro y fuera de Cataluña.

Y mucho menos, cuando se han dado cuenta de que algunos de sus discretos llamamientos al diálogo no son recogidos por ninguna de las dos partes.

Que cada uno cumpla ya con su función

Este alto directivo revela que importantes empresarios de la región se han implicado en los contactos con políticos y directivos madrileños cercanos a Mariano Rajoy, e incluso han remitido a La Moncloa documentos con propuestas para tratar de desbloquear las relaciones entre los Gobiernos de Madrid y Barcelona.

En algunos informes remitidos a Presidencia han propuesto, en concreto, un gran acuerdo con cuatro pilares: el reconocimiento de Cataluña como nación, lo que exigiría una reforma constitucional; plenas competencias en lengua y cultura; un pacto fiscal para que Cataluña recaude y gestione todos los tributos mediante una Agencia Tributaria propia; y darle plena capacidad para la organización local.

No han conseguido nada de eso. De ahí su reacción de enfado

“El intercambio de papeles se ha terminado. Cada uno debe estar en su sitio. Ya se les ha escuchado y aconsejado bastante, con un mensaje claro: Cataluña es una tierra muy abierta en la que caben todo tipo de opiniones. Parece que no lo quieren ver”, concluye.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·