Viernes 20/10/2017. Actualizado 14:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Prometió llevar gente joven a sus actos

El pequeño Nicolás intentó también engañar a las víctimas del terrorismo

Mensajes de móvil a la presidenta de la AVT: “A través de mi padre y sus amigos empresarios puedo ayudaros”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El pequeño Nicolás, o Fran, como le llamaban sus amigos y conocidos, tiene más ‘víctimas’ de las que se conocen hasta ahora. El joven también se acercó a las víctimas del terrorismo. Concretamente, a la presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza.

El pequeño Nicolás y Ana Botella en FAES. El pequeño Nicolás y Ana Botella en FAES.

Francisco Nicolás Gómez Iglesias protagonizó su primer acercamiento a Pedraza el 9 de abril de 2011, según ha podido saber El Confidencial Digital. Ese día se celebró una manifestación en Madrid bajo el lema ‘Por la derrota del terrorismo: ETA fuera de las elecciones’ y en la cabeza de la marcha se encontraba la presidenta de la AVT.

Fran, que entonces tenía dieciséis años, se acercó a ella, en tono muy educado, se presentó y se ofreció:

-- “Te puedo conseguir voluntarios”, le comentó a Ángeles Pedraza.

-- “Mi padre nos puede echar una mano –añadió”.

Pedraza le preguntó que quién era su padre.

-- “Una persona importante”, respondió.

En las semanas y meses posteriores, el pequeño Nicolás se encontró con Pedraza en varios actos. La presidenta de la AVT explica a ECD que el joven siempre vestía de traje, era muy educado, cariñoso y respetuoso.

Consiguió su número de teléfono

En ese tiempo, el pequeño Nicolás también consiguió el teléfono de la presidenta de la AVT y comenzó a llamarle para preguntar por cuestiones más personales, como por ejemplo, cómo se encontraba por un tema de salud.

En junio de 2011, Fran Nicolás dio un paso más en su relación con la AVT. Acudió a la sede para hablar con un coordinador de la asociación. Quería llevar a chicos jóvenes, amigos suyos, al acto donde se conmemoraba el XXX aniversario.

Desde la AVT le comentaron que tenía que hacerles llegar un listado con los nombres de los asistentes y su DNI. El pequeño Nicolás nunca pasó esa lista.

En el citado trigésimo aniversario, Fran Nicolás se presentó con dos amigos y se sentó en el acto conocido como briefing. Responsables de la AVT tuvieron que decirle que ahí no podía estar sin cursar el registro previo y tuvo que marcharse.

Los mensajes de whatsapp

Más tarde, ya en 2012, el pequeño Nicolás comenzó a enviar mensajes de whatsapp a Ángeles Pedraza. Fueron muchas comunicaciones en las que el ahora detenido por un presunto intento de soborno se ofrecía, de nuevo, a llevar a amigos a los actos de la AVT.

-- “Si quieres, puedo ayudarte a llevar a muchísimos voluntarios”.

La presidenta de la asociación le insistía en que tenía que hacerles llegar sus nombres y documentos de identidad.

Fue en ese periodo de tiempo cuando el pequeño Nicolás le sugirió a Ángeles Pedraza a través de un whatsapp la posibilidad de recibir ayuda económica:

-- “A través de mi padre y sus amigos empresarios puedo ayudar a las víctimas del terrorismo”.

Pedraza no respondió a este ofrecimiento y una semana más tarde el joven volvió a escribirle un mensaje:

-- “Como no me has contestado, que sepas que la aportación con la que os iba a ayudar irá destinada a otra asociación u ONG”.

Ángeles Pedraza tampoco respondió a esta comunicación.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·