Martes 25/04/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Cuentan con el apoyo de Artur Mas

Altos cargos de Convergencia apuestan ahora por renunciar a la independencia de Cataluña

Los consejeros Jordi Jané y Santi Vila y los diputados Campuzano y Xuclá lideran un sector que defiende el ‘modelo Urkullu’: más autogobierno pero sin romper con España

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La antigua Convergencia se encuentra en situación de caída libre, en lo que a intención de voto se refiere, que no se ha frenado ni con la refundación del partido ni con la decisión de bautizarse con el nombre de Partido Demócrata Catalán. Dirigentes de CDC consideran que esa deriva viene provocada por el abrazo al independentismo, y ahora apuestan por volver al nacionalismo histórico de la formación.

Carles Puigdemont, entre Artur Mas y Oriol Junqueras. Carles Puigdemont, entre Artur Mas y Oriol Junqueras.

Según cuentan a El Confidencial Digital fuentes bien situadas en el gobierno de Junts pel Sí, en la coalición electoral empiezan a dar por supuesto que, en un periodo no superior a un año, habrá nuevas elecciones en Cataluña, y que esta vez tanto Convergencia como Esquerra seguirán su propio camino, sin volver a concurrir juntos a las urnas.

Los convergentes, con Carles Puigdemont a la cabeza, han intentado sin éxito convencer a Oriol Junqueras y a los suyos de repetir la lista unitaria de 2015, pero el líder republicano no quiere hablar de nuevos pactos: es consciente de que es el principal favorito para convertirse en el próximo presidente de la Generalitat.

La situación del Partido Demócrata Catalán, o la antigua Convergencia es, por tanto, más que delicada. La amenaza de un nuevo fracaso en la organización del referéndum, que sería la antesala de las elecciones, y la sospecha -más que fundada- de que dejará de ser la primera fuerza política en Cataluña, está provocando que, a nivel interno, se haya desatado un gran debate sobre el futuro de la formación.

La vuelta al “modelo PNV”

Tanto es así que, según confirman a ECD personas muy próximas a la actual dirección del PDeCat, altos cargos del partido se están moviendo ya para reivindicar, una vez se confirme el fracaso del nuevo referéndum independentista, la vuelta a los valores clásicos de Convergencia: defensa del nacionalismo catalán pero sin cerrarse a acuerdos con partidos de ámbito nacional, como PP o PSOE.

Un modelo, añaden las fuentes consultadas, que “es el que siempre ha defendido CDC, el que ahora mantiene el PNV, y el que, tal y como se está demostrando en Euskadi, es el que da mejores resultados electorales”.

Unos resultados que contrastan con la última encuesta del Centro de Estudios de Opinión de Cataluña, hecha pública el pasado 30 de marzo, que situaba a la coalición de Junts pel Sí más lejos aún de la mayoría absoluta (de los 62 escaños actuales a los 58) y que, además, daba la victoria al “no a la independencia” con un 48,5% de los votos frente al 44,3% de los partidarios del “sí”.

Los promotores cuentan con el apoyo de Mas

Los impulsores de este regreso a los cánones tradicionales de Convergencia son, entre otros, los consejeros de la Generalitat Jordi Jané (Interior) y Santi Vila (Cultura), y los diputados en el Congreso Carles Campuzano y Jordi Xuclá.

Todos ellos, una vez que den el paso y propongan ese giro antes de las nuevas elecciones, contarían con el respaldo del actual presidente del PDeCat, Artur Mas.

El ex jefe del ejecutivo catalán lleva meses defendiendo una “tercera vía”, diferente al independentismo, que sirva para acabar con la situación de bloqueo político que atraviesa Cataluña, y está dispuesto a defender esa tesis para recuperar votantes en unas nuevas elecciones autonómicas.

Junto a Mas, las fuentes consultadas no descartan que otros también se pronuncien en este sentido, como Francesc Homs y ex miembros de Unió, que estarían dispuestos a integrarse en el Partido Demócrata Catalán si abandona el independentismo.

Sobre estos últimos, las fuentes consultadas recuerdan que Unió “ya se ha disuelto como partido”, tras iniciar un concurso de acreedores y reconocer una deuda superior a 20 millones de euros: “Ahora, cualquiera que quiera usar esa marca debería saldar primero esa deuda, por lo que los antiguos miembros de UDC preferirían acabar en el PDeCat si éste vuelve al nacionalismo”.

Puigdemont se revuelve

Estos movimientos empiezan a llegar a los oídos de un Carles Puigdemont que, pese a haber decidido no presentarse a la reelección como presidente, no está dispuesto a que el PDeCat abandone el proyecto independentista.

Por ese motivo, el president quiere “desenmascarar” a los miembros de su gobierno que, pese a integrar la lista independentista de Junts pel Sí, no apuestan por la secesión y pretenden volver al nacionalismo clásico. Entre ellos, los consejeros Santi Vila y Jordi Jané ya citados.

Con ese objetivo en mente, Puigdemont ha exigido a todos los miembros de la Generalitat que firmen el decreto de convocatoria del referéndum. Una orden que servirá, por un lado, para implicar a todos los miembros del Govern, incluidos los cargos de ERC, y por el otro para que los miembros de CDC que no apuestan por la independencia se vean obligados a retractarse o dimitan.