Jueves 17/08/2017. Actualizado 13:34h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

En la localidad de Estella, en Navarra

Viviendas oficiales de la Guardia Civil ‘pirateaban’ el gas de una casa vecina

La empresa Cubillas Instalaciones ha exigido explicaciones al capitán de la comandancia tras descubrir que el conducto de suministro estaba empalmado a la red del vecino

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cubillas Instalaciones, empresa radicada en Estella (Navarra), ha puesto en conocimiento a la Guardia Civil que varias viviendas del cuerpo, habitadas por agentes, tenían el gas pirateado a un vecino y que además no contaban con el contador obligatorio.

Vehículos de la Guardia Civil en el puesto de Estella. Vehículos de la Guardia Civil en el puesto de Estella.

Los hechos ocurrieron en tres viviendas de la Guardia Civil situadas en una céntrica calle de la localidad navarra. Un denunciante anónimo notificó a Cubillas Instalaciones la posible existencia de irregularidades en el suministro de gas a estos domicilios.

Según ha sabido El Confidencial Digital, la compañía instaladora envió a principios del año pasado unos técnicos al edificio y, efectivamente, comprobaron desde el exterior de una vivienda, donde vivía un agente, que “se había instalado un puente en la conducción del gas y carecía del correspondiente contador”.

Unas horas más tarde, los mismos técnicos procedieron a precintar la instalación, por motivos de seguridad. Informaron de que la vivienda no disponía de las mínimas condiciones y de que podía haber ocurrido un accidente en cualquier momento.

Pero la sorpresa vino más tarde cuando otro denunciante anónimo hizo saber a los instaladores que dos viviendas más del mismo edificio, también ocupadas por guardias civiles, se encontraban en la misma situación de irregularidad.

Los técnicos procedieron a inspeccionarlas y, efectivamente, comprobaron que la instalación se encontraba pirateada y sin el correspondiente contador de gas.

Es decir, no se estaba pagando ningún consumo, sino que se estaba cogiendo el combustible de la vivienda contigua.

Los expertos detectaron, además, que en estas dos viviendas la llave de abonado se encontraba cerrada y que, en una de ellas se había hecho un puente a la instalación del vecino.

Los instaladores procedieron a bloquear los conductos y a precintarlos, a la espera de que se regularice la situación.

Las fuentes consultadas por ECD aseguran que se calcula que estas instalaciones de gas llevaban pirateadas al menos, tres años, ya que los tubos de cobre utilizados se emplearon en 2010 por la misma empresa que ha descubierto el ‘pirateo’.

Añaden que las tres viviendas procedieron a darse de alta en el suministro de gas en los días posteriores a que los técnicos descubrieran la situación anómala en que se encontraban.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·