Defensa

Un coronel denuncia al ex teniente Segura por acusarle de “asesino” tras un accidente mortal de un F-18

Ha presentado una demanda de protección de derecho al honor ante un juzgado de primera instancia por un artículo publicado en la revista El Jueves. La investigación desmontó la versión que circuló para responsabilizarle del siniestro

Cazas F-18 del Ala 12 a punto de despegar de la pista de Torrejón.
photo_camera Cazas F-18 del Ala 12 a punto de despegar de la pista de Torrejón.

“Tú asesina, que nosotros te ascendemos”: así se titulaba el artículo que publicó a finales de enero de 2018 el ex teniente del Ejército de Tierra Luis Gonzalo Segura. Señalaba a un coronel por el accidente de un F-18 de la base de Torrejón de Ardoz que murió un piloto al estrellarse su avión en octubre de 2017. Ahora, el coronel ha llevado a los tribunales al ex teniente Segura.

Segura fue expulsado del Ejército de Tierra en 2015, después de más de un año de polémica por publicar un libro, ‘Un paso adelante’, en el que novelaba supuestas irregularidades económicas y disciplinarias en unidades militares.

En los últimos días, este ex teniente ha dirigido un mensaje a sus seguidores, para pedirles ayuda económica con la que pagar la defensa judicial ante una nueva denuncia que ha recibido. En este caso, le ha llevado a los tribunales un coronel del Ejército del Aire.

Accidente mortal de F-18 en Torrejón

El demandante es Luis García-Mauriño, quien en 2017 y 2018 era coronel jefe del Ala 12 del Ejército del Aire.

Los hechos que motivan la demanda comienzan con el accidente de un caza F-18 en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) el 17 de octubre de 2017. El avión se estrelló contra el suelo en la maniobra de despegue, y murió el piloto, el teniente Fernando Pérez Serrano.

Días antes, a la vuelta del desfile de la Fiesta Nacional del 12 de octubre, se había estrellado en Albacete un caza Eurofighter del Ala 14 y había fallecido el comandante Borja Aybar.

La denuncia que ha interpuesto el coronel García-Mauriño -presidente de la asociación profesional militar Tercios Viejos Españoles- se refiere a un artículo que Luis Gonzalo Segura publicó en la revista satírica El Jueves meses después del accidente del F-18 en Torrejón.

“Tú asesina, que nosotros te ascendemos”

El número 2.123 de El Jueves se publicó en la semana del 31 de enero al 6 de febrero de 2018. En esa revista se incluyó un artículo firmado por el ex teniente Segura, con el cintillo de “Rompan filas”.

El artículo en cuestión llevaba por título “Tú asesina, que nosotros te ascendemos”, e iba acompañado de una viñeta en la que se puede reconocer al actual Jefe del Estado Mayor del Aire (JEMA), general del Aire Javier Salto Martínez-Avial, inclinándose sobre la tumba del teniente Francisco Pérez Serrano y diciendo, con una sonrisa, “¿Cómo dices?”.

 

Segura trataba en su artículo sobre el accidente del F-18 en el que murió Pérez Serrano. Escribió que “según denunció un militar del Ala 12 a Público y Las Mañanas de Cuatro el piloto había sido presionado por el coronel el 11 de octubre del año pasado por abortar otro despegue por los problemas mecánicos del aparato”.

En el artículo, acusaba al Ministerio de Defensa de filtrar información para echar la culpa del accidente al piloto fallecido. También cargaba contra el Jefe del Estado Mayor del Aire, relacionándole con los accidentes de helicópteros del Servicio Aéreo de Rescate en Canarias en los que murieron siete militares. Y citaba al “coronel Luis García-Mauriño, involucrado en este caso”, del que decía que “espera como agua de mayo la recompensa por su tan loable comportamiento: un ascenso”.

Noticias en Público y Cuatro

Luis Gonzalo Segura citó en su artículo de El Jueves sendas informaciones del diario Público y del programa ‘Las Mañanas de Cuatro’. Ambos medios difundieron el 25 de enero de 2018 que “El militar que se estrelló por un fallo en su F18 fue presionado días antes para que despegara con problemas mecánicos”.

Ambos citaban fuentes de la base de Torrejón, que aseguraban que el 11 de octubre el mismo teniente Francisco Pérez Serrano abortó un despegue con un F-18 al no superar el control rutinario de seguridad. Dichas fuentes añadían que el coronel jefe del Ala 12, García-Mauriño, le había reprochado esa decisión. De ahí que deslizaran que había sido presionado para volar en el F-18 aunque él creyera que no estaba en condiciones técnicas para hacerlo.

El Ministerio de Defensa negó esa versión, y aseguró que el día que el teniente no voló fue porque él mismo se encontraba indispuesto y no estaba en disposición de volar.

Cabe añadir que la investigación que llevó a cabo la Comisión de Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares confirmó las explicaciones de Defensa y tumbó los supuestos datos en los que los que se basaban esas noticias: el coronel no arrestó al piloto, éste no abortó ningún vuelo por problemas mecánicos, y por lo tanto el coronel no le reprendió por algo que no sucedió.

Un WhatsApp acusa al coronel

Fuentes militares consultadas por ECD señalan que el origen de toda la polémica está en un mensaje de WhatsApp y en algunos miembros del Ala 12 que acudieron a los medios de comunicación a dar su versión sobre el accidente.

En los días posteriores al siniestro en el que murió el teniente Francisco Pérez Medina, comenzó a circular entre miembros del Ala 12 un mensaje de WhatsApp en el que se acusaba por primera vez al coronel jefe de la unidad de haber llamado la atención al piloto por haber abortado un vuelo el día antes del accidente.

Esa acusación no quedó en las conversaciones de WhatsApp de quienes fueron haciendo circular el mensaje.

Como se ha indicado, el 25 de enero de 2018 tanto el diario digital Público.es, como el programa de televisión ‘Las Mañanas de Cuatro’, de esa cadena de Mediaset, recogieron las declaraciones de miembros del Ala 12 que aseguraban que “El militar que se estrelló por un fallo en su F18 fue presionado días antes para que despegara con problemas mecánicos. Fuentes de la misma base aérea denuncian que el coronel al mando de la unidad reprochó días antes a Fernando Pérez, de 26 años y número uno de su promoción, que abortara una misión por motivos de seguridad”, según la noticia de Público.

Demanda civil

ECD se puso en contacto tanto con el denunciante como con el denunciado. El coronel García-Mauriño confirmó que ha interpuesto contra el ex teniente Segura y contra la revista El Jueves una demanda de tutela del derecho al honor, por la vía civil. El ex teniente Segura, por su parte, declinó hacer declaraciones.

El juzgado que tiene que estudiar esa demanda es el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Móstoles, que ha dado traslado de la demanda a Luis Gonzalo Segura, quien ahora tiene un plazo para contestar con las alegaciones que considere para defenderse.

Las acciones judiciales por publicaciones que atentan contra el honor, la intimidad y la propia imagen de una persona pueden derivarse por la vía penal o la civil.

Por vía penal se presentan las querellas por delitos de calumnias (“la imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad”) o de injurias (“la acción o expresión que lesionan la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación”).

Esos delitos prescriben en un año. Sin embargo, también se puede actuar por vía civil, al amparo de la Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, de protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

El artículo 7.7 de dicha ley considera como una intromisión ilegítima en el honor, la intimidad y la propia imagen “la imputación de hechos o la manifestación de juicios de valor a través de acciones o expresiones que de cualquier modo lesionen la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación”.

La injuria y la calumnia se castigan en el Código Penal con penas de multa y prisión. Una demanda civil de protección del derecho al honor busca reparar el daño al honor con una compensación, que suele ser económica.

En el ámbito civil el plazo de prescripción es más amplio, por lo que aún era posible interponer en 2021 una demanda por una publicación de principios del año 2018.

Una demanda anterior contra Público

El coronel que ahora ha denunciado a Luis Gonzalo Segura ya llevó anteriormente a los tribunales al redactor de Público que firmó la noticia, así como a la empresa editora del diario digital.

Argumentó el oficial que en esa información se contenían “acusaciones gratuitas” contra él, que se habían publicado “sin haber contrastado la veracidad de sus afirmaciones por los medios adecuados, con la única intención de poner en tela de juicio el comportamiento del actor en el ejercicio de sus funciones públicas menoscabando su prestigio personal y profesional con acusaciones inveraces”.

La juez que estudió el caso acabó desestimando la demanda y absolviendo al periodista y a la empresa editora, al considerar acreditado que el periodista había cumplido con su deber de diligencia profesional por haber contrastado toda la información obtenida.

Sin embargo, el relato de hechos que la juez da como acreditados muestra cómo la acusación contra el coronel jefe del Ala 12 llegó a Público y a Cuatro.

La “fuente”, Segura y los medios

En la sentencia que desestimó esa demanda del coronel contra Público, la juez consideró acreditado que el ex teniente Segura se puso en contacto con el redactor de Público y “le dijo que “una fuente” de la base de Torrejón de Ardoz, que estaba en contacto con los F18, tenía una información que deseaba transmitir tras haber conocido la información publicada por “El Independiente” en la que se indicaba que el piloto fallecido había salido a volar siendo consciente de que un motor del avión no funcionaba”.

Ese confidente de Segura quería desmentir la noticia de El Independiente, para que así “la culpa no recayera sobre el piloto”. Según la sentencia, así lo declaró en la vista el periodista de Público demandado, el ex teniente Segura y Javier Ruiz, presentador entonces de ‘Las Mañanas de Cuatro’.

El periodista de Público declaró en la vista oral que “quedó con el “confidente” y corroboró que era militar, ya que le mostró su identificación militar, y le manifestó que “hubo presión por parte del Coronel al mando del Ala 12” porque la unidad había suspendido un examen y estaban pendiente de nueva evaluación para poder volar en maniobras de la OTAN”.

Le dijo el nombre del coronel al mando, y afirmó que el día 11 de octubre [seis días antes de su accidente mortal] “el piloto fallecido abortó un vuelo y en una reunión con el piloto al día siguiente el Coronel le amenazó con una sanción disciplinaria”.

Los militares denunciaban a través de Segura

Tanto el redactor de Público como el presentador de Cuatro reconocieron “que utilizan al ex teniente Don Gonzalo Segura para obtener información de fuentes militares porque el código militar no permite a los militares que hablen con periodistas, y los militares que quieren denunciar hechos lo hacen a través de Don Gonzalo Segura, que ha sido militar, y por eso se fiaban de la veracidad de la información ofrecida por los “confidentes” facilitados por el ex Teniente Don Gonzalo Segura ya que el mismo tiene contacto directo con el personal de los F18 de la base de Torrejón de Ardoz y les da fiabilidad”.

A su vez, el teniente Segura afirmó que tras el accidente en el que murió el teniente Francisco Pérez Serrano “le llamaron distintas “fuentes” que querían contrarrestar la información de El Independiente en la que se decía que el piloto sabía que el motor estaba averiado y que los pilotos del ejército vuelan en ocasiones a sabiendas de que un motor no funciona, y que eso no era cierto; y que una “fuente” extremadamente fiable (100% de fiabilidad) le contó la versión de los hechos y trató de cotejarla con otras fuentes, entre ellas los mecánicos, y la “fuente” le indicó que el piloto había sido arrestado (amonestado) por abortar un vuelo, y que el piloto estaba sometido a presión por su jefe por la evaluación de la OTAN, y también le generaba presión el ser el primero de su promoción , y voló por temor a las consecuencias que podía tener si no volaba”.

Segura también declaró “que fue él el que puso en contacto a la “fuente”” con el periodista de Público y con Cuatro, “aunque no podía desvelar la identidad de la fuente, pero le dio la categoría de muy fiable porque existían varios testimonios que lo respaldaba (como los mecánicos), y que él comprueba con sus fuentes la información y la transmite a los medios de comunicación, que a su vez también hacen comprobaciones”.

Por su parte, Javier Ruiz “manifestó en la vista que el programa de la cadena Cuatro que él dirigía compartió con Público la exclusiva y que la información les llegó por el ex teniente Segura que a su vez les puso en contacto con los militares de la base de Torrejón de Ardoz, y que daba credibilidad al Sr. Segura porque ya habían trabajado con él en otras ocasiones”.

Es decir, en esa sentencia la juez consideró acreditado que la fuente de la información contra el coronel García-Mauriño contactó con el ex teniente Luis Gonzalo Segura, que ya llevaba años difundiendo denuncias sobre supuestas irregularidades de mandos de las Fuerzas Armadas; incluso ya estando fuera del Ejército, sacaba a la luz denuncias que le llegaban de militares que no querían salir en la prensa con su nombre para no sufrir consecuencias disciplinarias o penales.

A su vez, Segura puso en contacto a esa fuente (supuestamente miembro del Ala 12, que algunas fuentes creen que podrían ser suboficiales con muchos años de servicio en la unidad) con periodistas de Público y de Cuatro, y de ahí salieron las noticias que aparecieron el 25 de enero de 2018. En base a esas noticias, días después el ex teniente Segura escribió el artículo de El Jueves titulado “Tú asesina, que nosotros te ascendemos”, en el que señalaba al coronel García-Mauriño, y por el que ahora ha sido demandado.

La investigación del accidente

Llama la atención que la magistrada del Juzgado de Primera Instancia que desestimó la demanda anterior del coronel contra Público llega a declarar que “tras la prueba practicada ha quedado acreditado que el coronel no sancionó ni reprochó al piloto Pérez días antes del accidente por haber “abortado” un vuelo ni tampoco que realizó presión alguna sobre el piloto fallecido”.

Como ya se ha indicado, el origen de todo el asunto fue un mensaje de WhatsApp, supuestamente escrito por alguien del Ala 12 o cercano, y que acusaba al coronel de haber reprendido al piloto por abortar un despegue al detectar problemas técnicos.

Sin embargo, el informe que elaboró la Comisión de Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares (CITAAM) no confirmó, sino que contradijo varios datos en los que se basaban esas acusaciones.

El diario El País reveló el 1 de julio de 2019 algunas conclusiones del informe que elaboró esa comisión sobre el accidente mortal de un F-18 en Torrejón el 17 de octubre de 2017, en el que murió el piloto Francisco Pérez Serrano.

Señaló como un motivo fundamental que en el motor derecho del avión se encontraron los álabes (paleta curva de una turbomáquina) del rotor del motor derecho destrozados, y entre ellos, partido en dos un maneral de acero, una llave con cabezal intercambiable que se supone que algún mecánico pudo dejarse olvidado dentro del motor. Eso explicaría que cuando puso en marcha el motor, el mecánico lanzador escuchó un ruido raro.

Además, en el informe quedó constatado que en la víspera del accidente, el piloto fallecido no abortó ningún despegue, porque no tenía vuelo.

Lo que se comprobó es que “el 4 de octubre de 2017 fue sancionado por cambiar el turno con un compañero en el servicio de alerta sin consultar con el mando. Era una mancha en su expediente. El 10 de octubre, una semana antes del accidente, se negó a realizar un vuelo nocturno alegando estar indispuesto”.

Es decir, que fue él, el piloto, quien no pudo volar (el 10 de octubre, no el 16), y por tanto no abortó ningún vuelo por detectar problemas mecánicos, y no recibió una reprimenda del coronel por ese vuelo abortado que no tuvo lugar.

500 personas evacuadas por el avance de la lava en La Palma

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?