Dinero

Ha apostado por el aterrizaje de un “técnico neutro”

Rajoy frena el debate de la sucesión con el nombramiento del ministro de Economía

Sorpresa en Ciudadanos. Román Escolano había sido descartado por el presidente: “No voy a desvestir un santo para vestir otro”

Luis de Guindos y Román Escolano.
photo_cameraLuis de Guindos y Román Escolano.

Román Escolano ha sido el hombre elegido por Mariano Rajoy para sustituir a De Guindos al frente del Ministerio de Economía una vez se ha confirmado su salto a la vicepresidencia del BCE. El presidente ha tratado de evitar también, con este nombramiento, lanzar un mensaje sucesorio.



Rajoy no quería tampoco que la marcha de Luis de Guindos le provocase una crisis de Gobierno, con lo que ha elegido a un hombre con perfil técnico como su predecesor que, además no está adscrito a ningún grupo.

Un nombramiento sin clave sucesoria

Así, según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes con acceso a La Moncloa, el nombramiento de Escolano como ministro de Economía responde, una vez más, al peculiar modo que tiene Rajoy de ejercer el poder: un complejo juego de equilibrios mediante el reparto de premios y castigos.

Pero esta vez ha tratado, principalmente, de evitar lanzar un mensaje en clave sucesoria. La guerra por la supuesta sucesión de Mariano Rajoy para las próximas elecciones generales ha vuelto a desatarse.

Conoce que el G-8 se ha reactivado para bloquear una posible candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría. En cambio, la intención del presidente es aplazar ese debate a dentro de un año, después de conocer los resultados de las elecciones locales de 2019.

No dar más poder a Sáenz de Santamaría

Por ello, fuentes del equipo de Rajoy explican a ECD que, en este momento, no ha querido dar más poder a Sáenz de Santamaría.

Un movimiento que podría haberse interpretado en clave sucesoria, en caso de haber fusionado el Ministerio de Economía con el de Hacienda de Montoro o ascendiendo a alguno de los hermanos Nadal. Por ejemplo, asumiendo el ministro de Energía las competencias de la cartera de Luis de Guindos.

Tampoco inclina la balanza con este nombramiento hacia los partidarios de María Dolores de Cospedal en el Gobierno y el PP, quienes reclamaban un ministro con un mayor perfil político para dar un empujón a la última etapa de la legislatura.

Apuesta por designar un “técnico neutro”

Sin embargo, Rajoy ha apostado por la designación de un “técnico neutro”. Entre 1992 y 1997, Román Escolano ejerció como director de la Oficina Comercial de la Embajada de España en Tailandia, y entró en política con el Gobierno de José María Aznar, con el cargo de asesor del Ministerio de Trabajo con Javier Arenas como ministro de Trabajo.

En la segunda legislatura de Aznar, Escolano siguió escalando puestos y, al tiempo que dirigió el departamento de Economía del gabinete del jefe del Ejecutivo, se incorporó a varios consejos de administración de empresas públicas estratégicas como Correos, FEVE o el ICEX.

Con la llegada del PSOE al Gobierno en 2004, Escolano se retiró de la escena política hasta su refugio en 2006 en el BBVA, donde fue director de Relaciones Institucionales.

Al volver el Partido Popular al poder, Escolano volvió a cargos de importantes organismos económicos. En 2012, Rajoy y De Guindos le eligieron como presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO) hasta el año 2014.

Cuando Magdalena Álvarez dimitió por su imputación en el caso de los ERE, Román Escolano fue enviado a Europa como vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Escolano, descartado en contactos discretos

Fuentes empresariales explican también a ECD que Rajoy “ha jugado al despiste con el nombramiento de Escolano”. Confirman que el hasta ahora vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones había sido descartado por el propio presidente en contactos discretos que realizó al mundo económico en la última semana.

Luis de Guindos había presentado también el nombre de Román Escolano para sustituirle en el puesto, pero Rajoy no acababa de ver su candidatura. Aseguraba que “era desvestir un santo para vestir otro”.

En Ciudadanos no ocultan tampoco su sorpresa y critican que el balance para España en Europa no sea finalmente positivo con esta designación. Destacan que “lo que se gana con la presencia de Luis de Guindos en el Banco Central Europeo, se pierde ahora en otra institución europea, en este caso el BEI”.

Los sospechas por la presencia de Escolano en Madrid

En ámbitos económicos no se recordaba una convocatoria de la banca con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) que hubiera generado tanta expectación. Las dos principales patronales, la AEB -de la banca- y la CECA -de las cajas de ahorro- habían organizado un acto con Román Escolano como invitado.

Una presencia en Madrid que había levantado las sospechas entre los ejecutivos bancarios. “Quiere estar cerca de Moncloa por si Rajoy le llama a su despacho para comunicarle que cuenta con él”. Era el comentario que circulaba desde que se conoció la convocatoria de este evento.

Ahora, podría darse la circunstancia de que este acto, rodeado de banqueros, fuera el primer acto de Escolano como ministro de Economía. Sin embargo, antes tiene una cita en Zarzuela para jurar su cargo ante el rey.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo