Seguridad

El CNI añade el chino y el farsi a los idiomas para los que busca traductores

Ha modificado la oferta de trabajo dirigida a intérpretes y ha incluido esas dos lenguas junto al ruso, el hebreo, el árabe y dialectos del norte de África y de Oriente Medio

Centro Nacional de Inteligencia (CNI).
photo_camera Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Al espionaje español le interesa el idioma chino. Así lo demuestra la oferta de trabajo para traductores que mantiene abierta el Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Confidencial Digital contó en marzo de 2020 que el CNI ofrecía trabajo de Traducción e Interpretacióna personas que dominaran al menos una de las lenguas que indicaba en una lista: inglés, francés, ruso, hebreo, árabe, dariya y bereber, o como se podía leer en la misma oferta, pero en el portal Sapromil para militares, “dialectos del norte de África y de Oriente Medio”.

Mientras otras ofertas aparecen en la web del Centro Nacional de Inteligencia y pasado un tiempo son retiradas, la oferta de trabajo para incorporarse al servicio de inteligencia como intérprete se mantiene aún.

Sin embargo, ECD ha podido comprobar que ha habido cambios en la oferta para fichar por el CNI como traductor. El centro ha modificado los idiomas que le interesa que dominen sus intérpretes.

En la oferta actual (a fecha de 4 de noviembre de 2021), el inglés y el francés han sido sustituidos por otros dos idiomas: el chino y el farsi.

El espionaje chino en Occidente

Hasta fechas recientes, la gran amenaza para los servicios de inteligencia de los países de Europa Occidental parecía provenir de los movimientos del espionaje ruso. Las maniobras de los distintos servicios que maneja el Kremlin (como el Servicio de Inteligencia Exterior o SVR y el Directorio Principal del Alto Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia, más conocido como el GRU) preocupan a la inteligencia europea.

Sin embargo, en los últimos años China parece que está aumentando su actividad de inteligencia en el exterior. El pasado mes de julio un politólogo alemán, vinculado con el partido conservador de Baviera CSU, fue detenido bajo la acusación de haber proporcionado información a un servicio de inteligencia chino, que no fue revelado.

El FBI ya ha declarado que el espionaje chino es el que más amenaza a Estados Unidos, y por ello trabaja para desmantelar sus redes de inteligencia: el servicio federal estadounidense abre cada diez horas un caso de contrainteligencia relacionado con China.

También el MI5 ha señalado a los espías chinos como la gran amenaza para el Reino Unido en un futuro próximo en el campo de la inteligencia, mayor que la de los rusos.

 

El farsi de Irán y Afganistán

En España, el CNI parece interesarse ahora por el chino, en vista de que busca traductores que conozcan este idioma.

La otra lengua que ha incluido en sus ofertas de trabajo para intérpretes es el farsi, o persa, el idioma que se habla en Irán, pero también en países cercanos, como es el caso de Afganistán.

España retiró hace meses de Afganistán las últimas tropas que mantenía en este país asiático desde que una coalición internacional derrocó a los talibanes tras los atentados de Al Qaeda del 11 de septiembre de 2001.

Sin embargo, se mantiene cierta vinculación con Afganistán debido a que se evacuó a España a unos 2.000 afganos que huían de la reconquista del poder por los talibanes. Esos afganos han sido acogidos en nuestro país, después de que se hicieran cribas y controles por parte del Ministerio del Interior (sobre todo, la Policía Nacional) y del Centro Nacional de Inteligencia para intentar evitar que se colaran yihadistas.

Ruso, hebreo, árabe...

El Departamento de Selección del CNI precisa, en su oferta de trabajo para traductores, que su misión será la “traducción e interpretación de, al menos, un idioma tanto en su vertiente oral como escrita”.

Además del chino y del farsi, el CNI busca traductores que manejen el árabe, dialectos del norte de África, dialectos de Oriente Medio, el ruso y el hebreo.

Si son elegidos para trabajar en el servicio de inteligencia, se encargarán de tareas como “traducción directa e inversa hablada o escrita”, “interpretación consecutiva y/o simultánea”, “apoyo en búsqueda de información en distintos idiomas” y “asesoramiento en aspectos culturales y lingüísticos”.

A los aspirantes se les exigen distintas titulaciones: desde el título de Bachillerato, Técnico o equivalente, hasta una diplomatura o un grado.

También se valora que los candidatos acrediten haber superado cursos relacionados con interpretación, con búsqueda de información en internet, cursos de mantenimiento del idioma y cursos y titulaciones específicos relacionados con la traducción.

En las “Competencias y otros aspectos relevantes” que también tendrá en cuenta, el CNI indica el manejo de herramientas informáticas y de bases de datos, la adaptabilidad y flexibilidad, el trabajo en equipo y la “disponibilidad, discreción y compromiso”, como elementos a considerar entre los candidatos a traductores.

El FBI registra la mansión de Donald Trump de Mar-a-Lago

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?