Seguridad

La Guardia Civil va a implantar unas pruebas físicas voluntarias para fomentar la práctica deportiva entre los agentes

Los buenos resultados darán puntos en los procesos de ascenso y de selección para vacantes

La Guardia Civil va a implantar unas pruebas físicas voluntarias para fomentar la práctica deportiva entre los agentes.
photo_camera La Guardia Civil va a implantar unas pruebas físicas voluntarias para fomentar la práctica deportiva entre los agentes.
  1. Mejorar la salud de los guardias civiles
  2. Resistencia, velocidad, potencia...
  3. Promoción profesional
  4. Puntuación
  5. Fin de la prueba de soltura acuática
  6. Recelo en algunas asociaciones

 

La Guardia Civil va a implantar unas pruebas físicas voluntarias para fomentar la práctica deportiva entre los agentes.
La Guardia Civil va a implantar unas pruebas físicas voluntarias para fomentar la práctica deportiva entre los agentes.

“La actividad física constituye una herramienta esencial para el mantenimiento de un buen estado físico y mental”, y por ello la Dirección General de la Guardia Civil “considera oportuno el establecimiento de unas pruebas físicas periódicas y voluntarias que conllevarán determinados beneficios para quienes las superen, fomentando así la extensión de la práctica deportiva” en el cuerpo.

Ese párrafo se va a incluir en la orden ministerial PCI/362/2019, de 20 de marzo, por la que se regula la realización de pruebas físicas en la Guardia Civil, según la documentación consultada por Confidencial Digital.

Mejorar la salud de los guardias civiles

En esos documentos se indican que desde 2020 se empezó a realizar entre la plantilla de la Guardia Civil unas revisiones derivadas del Plan de vigilancia de la salud, “de cuyos resultados se vio la necesidad de mejorar la salud de su personal a través de la implementación de una cultura de la práctica de la actividad física y del deporte y de adquisición de hábitos saludables”.

Una de las medidas ideadas para fomentar la práctica del deporte entre los guardias civiles se concreta en darles la posibilidad de que, quienes lo deseen, puedan realizar “una serie de pruebas físicas de tal modo que sus resultados puedan ser tenidos en cuenta en diferentes procesos de gestión del personal del cuerpo, no sólo los circunscritos al ámbito de la enseñanza, de tal modo que contribuyan a la implementación de la cultura anteriormente citada”.

A la orden ministerial se le añadirán una serie de puntos para contemplar la opción de que se pongan en marcha unas pruebas físicas periódicas a las que voluntariamente se podrán presentar los guardias civiles “para acreditar su condición física”, convocadas por la Jefatura de Enseñanza de la Guardia Civil.

Resistencia, velocidad, potencia...

Un nuevo capítulo V de la orden ministerial regulará las “Pruebas físicas periódicas y voluntarias, así como marcas a alcanzar y transformación numérica de las mismas”.

Los guardias civiles que quieran someterse a estas pruebas deberán realizar tres ejercicios físicos:

-- Una prueba de resistencia de 2.000 metros.

-- A elegir entre una carrera de velocidad de 60 metros o un ejercicio de coordinación.

-- A elegir entre una prueba de potencia de tren inferior (salto vertical) y una de potencia de tren superior (extensiones de brazos).

 

Promoción profesional

La nueva regulación de las pruebas físicas de la Guardia Civil determinará que “en los procesos de promoción profesional y en los cursos de capacitación en que se hubieran previsto pruebas físicas idénticas a las establecidas en este capítulo, el aspirante puede hacer valer las marcas obtenidas en los dos años inmediatamente anteriores, a la publicación de la resolución por la que se convoque el correspondiente proceso selectivo, debiendo realizar sólo aquellas pruebas que no hubiese realizado”.

También permitirá a los guardias civiles “realizar las pruebas fijadas en la convocatoria del proceso selectivo, aunque ya las hubiese acreditado, ateniéndose en este caso al resultado de estas últimas, salvo en caso de lesión acreditada que le impida su realización”.

Se establecerán unas marcas a alcanzar en cada una de las pruebas teniendo en cuenta la edad y el sexo del personal evaluado.

Puntuación

Quienes alcancen las marcas mínimas obtendrán una puntuación de 5. Las calificaciones numéricas obtenidas en cada una de las pruebas se sumarán y tras dividirse entre el número de pruebas, se obtendrá una cifra con un máximo de dos decimales.

Para tenerse en cuenta, deberán haber alcanzado al menos esas marcas mínimas, es decir, tener por lo menos un 5 en las tres pruebas.

Fin de la prueba de soltura acuática

Además de introducir estas pruebas físicas voluntarias, la reforma de la orden sobre las pruebas físicas en la Guardia Civil implicará también la supresión de una de esas pruebas.

“Con la finalidad de homogenizar la realización de las pruebas físicas en el ámbito de la Guardia Civil, se ve la necesidad de suprimir la prueba de soltura acuática dentro de la enseñanza de formación”, se indica en los documentos.

La Dirección General y el Ministerio del Interior han concluido que “una vez superada como requisito para el ingreso en el correspondiente centro docente ya se ha comprobado que el alumnado dispone de esa capacidad que, por otro lado, presenta dificultades en su entrenamiento y evaluación”.

Sólo se va a mantener la exigencia de la prueba de soltura acuática en la enseñanza de formación para la modalidad de acceso directo sin titularización a la escala de oficiales, “con el objeto dar continuidad a todo el proceso formativo de este alumnado al ser exigida en los dos primeros cursos desarrollados en la Academia General Militar del Ejército de Tierra”, en Zaragoza, donde se forman los oficiales de la Guardia Civil.

Recelo en algunas asociaciones

La Dirección General de la Guardia Civil presentó este plan de reforma de la orden ministerial que regulan las pruebas físicas en una reunión con representantes de las asociaciones profesionales.

Desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) recibieron la idea con recelo: “El pretexto que utiliza la Dirección General para justificar la medida a trabajar es que hay que impulsar la vida saludable y la promoción del deporte en la Guardia Civil”.

Celebraron “que se quiera fomentar esta práctica, pero no estamos de acuerdo con el sistema elegido para incentivar al personal”.

Frente a la idea de la Dirección General, consideraron “más apropiado que se abone una gratificación económica o se resten horas de trabajo para compensar el tiempo libre dedicado a entrenar. De ese modo, el que se acoja a este Plan Integral pendiente de aprobar se beneficiaría sin perjudicar a otros compañeros ante una cuestión tan importante como son los destinos”.

Los mandos insistieron en que las pruebas físicas serán voluntarias, pero esta asociación ya expresó su temor de que “es algo que genera, en cierto modo, una obligación”, ya que “la persona que concurse a un destino y rechace por cualquier motivo realizar las pruebas físicas no optará a los mismos puntos que el agente que sí decida hacerlas”.

También señalaron que “dada la edad de algunos compañeros y el tiempo sin hacer deporte podrían lesionarse”, y que “habrá quienes dispongan de un gimnasio propio, de la Institución, o ajeno donde entrenar mientras que por otro lado haya personal destinado en localidades que carezcan de infraestructuras para prepararse”.

La Guardia Civil va a implantar unas pruebas físicas voluntarias para fomentar la práctica deportiva entre los agentes.
La Guardia Civil va a implantar unas pruebas físicas voluntarias para fomentar la práctica deportiva entre los agentes.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?