Videonoticias de ECD

Ayuso acusa a la extrema izquierda de Podemos de enviarle “agentes para asustarla" y contesta a Lobato: "será que llevé la falda muy corta"

La presidenta de la Comunidad de Madrid no quiso pasar por alto lo sucedido tan sólo un día antes en la Universidad Complutense a la que acudió a recoger el premio de alumna ilustre.

Isabel Díaz Ayuso se convirtió en la protagonista política de la jornada, muy a su pesar, por las protestas organizadas con semanas de antelación y que culminaron este martes con una facultad de Ciencias de la Información blindada policialmente para garantizar su seguridad y entre gritos de "asesina" y "fascista".

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha criticado este miércoles que sus adversarios políticos hayan afirmado que su presencia este martes en la Universidad Complutense de Madrid fue una «provocación». «Dicen mis adversarios para intentar justificar lo que pasó ayer que fue una provocación asistir al acto. Debe ser que yo no me merecía la distinción de ser la primera alumna de Ciencias de la Información que se convierte en presidenta de todos los madrileños a través de las urnas. Quizá lleve la falda muy corta… debe ser eso», ha lanzado la dirigente madrileña.

Díaz Ayuso ha comentado hoy en rueda de prensa, tras la reunión semanal del Consejo de Gobierno que se ha celebrado de forma extraordinaria en Galapagar, los hechos ocurridos ayer en la Complutense, donde hordas de estudiantes radicales de ultraizquierda trataron de boicotear el acto en el que Ayuso, junto con otros seis ex estudiantes de la Facultad, fueron reconocidos como Alumnos Ilustres por sus respectivas carreras profesionales.

«Quiero agradecer el trabajo de la Policía, la Delegación del Gobierno y el equipo de seguridad de la Universidad que consiguieron que el acto no fuera todavía más violento», ha arrancado su intervención, después de que más de 200 antidisturbios tuvieran que desplazarse a las inmediaciones de la Facultad para poder garantizar la seguridad de la presidenta madrileña, que tuvo que abandonar el acto escoltada por personas de su confianza ante una masa que trataba de increparla al grito de «¡asesina!».

Ayuso criticó que estas personas que participaron en este intento de boicot, que la ultraizquierda llevaba semanas preparando, no quieren «libertad, pluralidad y convivencia en la Universidad Pública».

«Ayer fui yo la protagonista pero hoy soy, sin más, una más en una larga lista de en la que se encuentran políticos constitucionalistas, periodistas, artistas y empresarios. Este es un ejemplo más de todo lo que está sucediendo hoy en la convivencia española, especialmente en los espacios públicos y en las instituciones donde desde hace unos años los más extremistas se están adueñando de ello», ha sostenido.

«Y como han dicho en numerosas ocasiones abiertamente, lo hacen para mantenerse viviendo de lo público mientras gobierna el adversario perjudicándolo todo, pero muy especialmente el funcionamiento de estos mismos servicios públicos que son de todos los ciudadanos y, además, de esta manera, imponerse y dinamitar la convivencia», ha agregado.

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha defendido su presencia en un acto de reconocimiento que ella no pidió y al que acudió en el ejercicio de su libertad -que siempre reivindica, tal y como ha recordado- al tiempo que ha advertido de que cuanto más se acerquen las elecciones autonómicas y municipales del próximo 28 de mayo, más va a redoblar la izquierda los ataques a su persona.

«Lo que me temo es que el Gobierno de Sánchez me va a enviar cada vez más agentes para asustarme y para crear en torno a mí un clima que no se ha dado en toda la Legislatura. Lo están haciendo constantemente, no soy yo la que provoca… envían incluso a personas a los actos de partido, lo hacen siempre desde hace unas semanas», ha indicado.

«Jamás en cuatro años como presidenta de la Comunidad de Madrid he tenido un solo problema en las calles o en los campus de las universidades públicas y privadas de la Comunidad de Madrid. Jamás es jamás y según se están acercando las elecciones sanidad pública y asesina están siendo los gritos de guerra de una izquierda que está demostrando su peor cara en la Comunidad de Madrid», ha agregado.

La jefa del Gobierno autonómico ha insistido en que no va a aceptar que el Ejecutivo de PSOE y Podemos la señale como «culpable» de lo que sucedió ayer y tampoco que mienta «sobre el trabajo del Gobierno regional en los servicios públicos».

Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?