Miércoles 23/08/2017. Actualizado 13:58h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Qué entiende Tomás Gómez por caridad

La Comunidad de Madrid va a poner mil viviendas públicas a disposición de familias y personas en situación de especial necesidad. Ayer se entregó la primera, a un quiosquero desempleado, que fue desahuciado en 2011 y tiene una deuda de 150.000 euros con el banco.

Se trata de un vivienda de 59 metros cuadrados, situada en la zona del Ensanche de Vallecas, que tiene un dormitorio y plaza de garaje.

La operación responde a una iniciativa del IVIMA (Instituto de la Vivienda de Madrid) gracias a la cual Julián y su familia van a poder residir en ese piso durante cuatro años pagando 250 euros al mes.

Según la comunidad, más de 27.000 familias madrileñas disfrutan de una vivienda pública por un alquiler de menos de 270 euros al mes, y se ha renegociado el alquiler a la baja con más de 5.000 inquilinos, que ahora solo pagan 40 euros.

Evidentemente, la entrega de esos pisos del IVIMA es una forma de afrontar los problemas muy distinta a la que ha puesto en marcha Andalucía, con su decreto de expropiación de viviendas a los bancos y sus proyectos respecto a las casas vacías.

Digo yo que, si una administración tiene pisos desocupados, lo lógico es que los ofrezca en condiciones ventajosas a quienes afrontan situaciones críticas y riesgo de desahucio. Sin embargo, en el caso de la Junta de Andalucía, más de cinco mil viviendas oficiales que dependen de ella se encuentran desocupadas.

A Tomás Gómez no le ha parecido ni medio bien el arranque de la Comunidad de Madrid. Dice que lo que se ha hecho y se va hacer, la entrega de viviendas oficiales, es “caridad”. Y que la caridad no es suficiente. Que lo que hay que aplicar, también en Madrid, es la expropiación.

No sé qué puede tener Tomás Gómez en contra de la caridad, que, por otro lado, tantas necesidades extremas viene cubriendo en este país. Baste citar a Caritas y a los Bancos de Alimentos. Pero es que, en realidad, suministrar pisos vacíos que son de propiedad oficial no es caridad: es sentido común. Cuando no simple y llana justicia.

editor@elconfidencialdigital.com

Twitter: @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
Etiquetas

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·