Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Que alguien me explique el caso de los lobos solitarios

El ministro de Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, acaba de confirmar que las fuerzas de seguridad tienen constancia de la existencia de “lobos solitarios en España”. Se habla de hasta un centenar de potenciales terroristas de este perfil sólo en el área de Barcelona, dispuestos a actuar.

Me intriga este perfil de radical violento. Un pistolero entrenado, dispuesto a inmolarse, que actúa por libre, aislado y sin vinculación con ninguna organización.

No recibe apoyo, ni aliento. Está solo. No puede alimentar siquiera esa sensación de pertenencia que permite a los terroristas mantenerse fieles a esa espiral de violencia salvaje.

Uno se lo imagina solo, realizando su rutina diaria (trabajo, compras, tiempos de ocio, paseos por el parque…), mientras en su cabeza va ganando cuerpo la idea de actuar con los infieles. ¿Va al cine? ¿Escucha música? ¿Cómo pasa los viernes por la tarde? ¿Acude al gymnasio? ¿Le gusta el fútbol?

Recuerdo el caso de Mohamed Merah, un francés de origen argelino, de 23 años, que en marzo de 2012 asesinó con un arma corta a siete personas: tres militares, tres niños judíos y un profesor.

Era carrocero de profesión. Recibió entrenamiento militar tras su paso por Pakistán y Afganistán y se presentó como un “muyahidín” perteneciente a una red extremista de Al Qaeda.

Sitiado por la policía en Toulouse, explicó a los negociadores que había “querido vengar la muerte de niños palestinos” atacando aquella escuela judía donde dejó un reguero de sangre. Justificó el asesinato de tres paracaidistas por su oposición a las intervenciones extranjeras del ejército galo. “No expresó ningún remordimiento”, salvo “no haber dejado más víctimas”, y se jactó de “haber puesto a Francia de rodillas”.

¿Cómo se puede llegar a esta situación? ¿Qué ha fallado? ¿Cómo se podía haber evitado?

Entiendo que se trata de personas desarraigadas, que no han contado con el calor de un hogar, quizás maltratadas por una sociedad individualista y hostil, con déficit de formación cultural.

Mientras buscamos respuestas a estas preguntas, tranquiliza saber que las fuerzas de seguridad siguen haciendo su trabajo: sólo en los últimos meses se han realizado 58 operaciones policiales que han acabado con 130 detenidos en situación de prisión preventiva. La Audiencia Nacional tiene abiertas 200 investigaciones con 400 personas involucradas.

Es un alivio.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·