Domingo 24/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Quién está batallando para evitar el desmantelamiento de la academia militar de Talarn: el independentista Lluis Oliva, alcalde de la localidad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Paradójica la situación que se da en la comarca de Pallars Jussà (Lleida): por un lado, el 70 por ciento de sus habitantes votaron en las últimas elecciones catalanas a favor de opciones políticas que defienden la vía secesionista. Y por otro, los gobiernos locales mantienen en su agenda la defensa a ultranza de la Academia General Básica de Suboficiales, ubicada en Talarn.

Los resultados en las urnas de Pallars Jussá, donde se ubica este importante centro de formación de suboficiales, apuntalaron una abrumadora mayoría a favor de la independencia: siete de cada diez de sus habitantes (7.000) optaron por CiU y ERC, las dos plataformas políticas que llevaron a Bruselas su “preocupación” por las actividades militares españolas en Cataluña, que denunciaron los vuelos de F-18 sobre localidades catalanas, o que propusieron la cesión de la parte proporcional del material militar de las Fuerzas Armadas españolas.

Una circunstancia que no deja de resultar curiosa cuando se analiza el apoyo regional que ha recibido la Academia General Básica de Suboficiales de Talarn por parte de ayuntamientos y diputación de Lleida.

Nada más conocerse las intenciones del nuevo Gobierno ‘popular’, que apuntaban a un cierre del centro por cuestiones presupuestarias, los regidores municipales de Tremp (Victor Orrit, PSC) y de Talarn (Lluis Oliva, ERC) iniciaron una campaña de presiones y una recogida de firmas para evitar el cierre de la Academia. Se creó incluso una plataforma, “Sí a la Academia de Talarn”.

Esta iniciativa contaba con el apoyo de las asociaciones locales de comerciantes y de la Diputación de Lerida, cuyo presidente, Joan Reñé (CiU) incluso pidió al ministro de Defensa Pedro Morenés que recibiera a esta plataforma.

El asunto llegó también a Madrid a través del grupo catalán del Senado. El senador de CiU Josep Maldonado solicitó que se aclararan los planes del Ministerio para esta Academia, alegando que lejos de una cuestión militar o de soberanía, se trataba de un asunto “socioeconómico”, un “instrumento económico, de reactivación económica”. “No se rían” contestó al pleno del Senado ante algunas carcajadas que surgieron tras presentar su propuesta.

Según las estimaciones de la Diputación de Lerida, la presencia de la Academia en Pallars Jussà supone –directa e indirectamente- un 59 por ciento de la actividad económica de la zona, y mueve en torno a 30 millones de euros anuales.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·