Lunes 26/06/2017. Actualizado 17:38h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La actual Administración ya envió a un equipo en 2015

Deloitte se prepara para un desembarco de inspectores de Trump por la caída de Abengoa

La división de auditoría recaba informes para defender su gestión. El nuevo presidente anunció una cruzada contra la política de inversiones de Obama en las renovables

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La nueva Administración Trump no está dispuesta a que la apuesta por las energías renovables de Obama, a través en este caso de Abengoa, provoque un millonario agujero económico a EEUU. Ha puesto en el punto de mira a Deloitte, la firma que ha auditado las cuentas de la compañía de ingeniería en los últimos cuatro ejercicios.

Abengoa. Abengoa.

Abengoa fue una de las grandes receptoras del fondo de 16.000 millones de dólares de garantías federales que el Departamento de Energía de Estados Unidos (DOE) destinó en 2009 a promover 26 iniciativas.

La compañía española recibió 2.650 millones de dólares que sirvieron para facilitar la financiación por parte del Federal Financing Bank (FFB) de dos proyectos: la macroplanta solar de Solana, en Arizona, con 1.450 millones de dólares; y Mojave Solar, en California, que recibió 1.200 millones de dólares.

Se trata de una gran inversión de dinero público. Por ello, altos ejecutivos de la auditora en España, a los que ha tenido acceso El Confidencial Digital, dan por hecho que el Partido Republicano, una vez que Donald Trump tome posesión en la Casa Blanca el próximo 20 de enero, no tardará en reclamar explicaciones sobre estos créditos de la Administración Obama ante la caída de Abengoa.

Se recopilan informes para defender la gestión

Así las cosas, la recopilación de informes se ha acelerado estos días entre miembros de la división de auditoría que desempeñan sus funciones en la sede de la firma en Madrid. El escenario que más les inquieta es la vuelta de los inspectores de la Public Company Accounting Oversight Board (PCAOB) a la filial española.

El PCAOB es un organismo creado por el Congreso de EEUU para supervisar las auditorías de las empresas públicas del país. Desde 2002, se requiere que los auditores de estas compañías norteamericanas estén sujetos también a esta supervisión externa.

Hay que recordar que Abengoa también cotizó un tiempo en el Nasdaq, desde que la compañía realizó allí una ampliación de capital de sus acciones de clase B en 2013.

El interés de las autoridades norteamericanas por conocer cuál ha sido la actuación de Deloitte España se centra en la reclamación de responsabilidades de empresas y accionistas de Estados Unidos por el agujero de Abengoa.

Buscarán determinar si se han producido irregularidades en la fiscalización de las cuentas de la empresa: por qué no advirtió la existencia de problemas contables y por tanto no se detectó el desplome.

Cruzada de Trump contra las energías renovables

En la auditora tienen muy en cuenta que el nuevo Gobierno republicano es todavía una gran incógnita. Una de ellas son sus planes sobre las energías renovables. Trump no ha dado detalles de qué pretende hacer.

Pero sí ha deslizado que su idea es apostar de nuevo por los combustibles fósiles, además del fracking, y dejar de lado, sobre todo, la energía solar (que conlleva elevadas subvenciones) y la eólica. Es un giro radical a lo que se venía haciendo. La Administración Obama se había marcado el objetivo de convertirse, en una década, en la segunda mayor potencia eólica por detrás de China.

La Administración Obama ya envió inspectores

Por si todo esto fuera poco, existen precedentes. La actual Administración Obama ya envió a un equipo de inspectores a Deloitte España el año pasado. Los técnicos aterrizaron entonces con la orden de inspeccionar al detalle el trabajo desarrollado por la consultora sobre las cuentas de Abengoa, a quien audita desde 2012, cuando la compañía andaluza dejó de trabajar con su firma histórica, PwC.

El trasfondo de este movimiento de urgencia es, como se ha dicho, que el Federal Financing Bank, el banco estatal de Estados Unidos, es el mayor acreedor de Abengoa. Es la entidad con más exposición: un total de 2.220 millones, destinados exclusivamente a la financiación de proyectos.

ECD ha intentado obtener el parecer de la firma sobre esta cuestión. Un portavoz oficial de Deloitte ha rehusado realizar comentarios.