Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Florentino Pérez calificó de chapuza el nuevo logo de Xfera, similar a un graffiti, tras ser ‘ninguneado’ por Telia Sonera

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Xfera presenta este jueves la marca con la que saldrá al mercado en los primeros días de diciembre, ‘Yoigo’, nombre creado por la consultora Saffron, firma experta en ‘rebranding’. Sin embargo, la gestación del logotipo ha ido acompañada de una cierta polémica, relacionada con el accionista español ACS.

La historia de lo sucedido es la siguiente. La nueva imagen corporativa del producto se aprobó en el consejo de administración de la compañía que se celebró el miércoles 11 de octubre. Pero, según ha sabido El Confidencial Digital, ese no era el plan original.   Cuando los directivos de Telia Sonera recibieron la propuesta de Saffron, venía acompañada de un plan de lanzamiento comercial de la cuarta operadora de acuerdo con la filosofía de crear marcas “inteligentes y vivas”: no se ha querido crear únicamente una imagen externa, sino la concreción de “la promesa cumplida de una experiencia”.   El mencionado plan que tenía un calendario base para su difusión que fue, sin embargo, frenado. El motivo del retraso no fue otro que la oposición de ACS a la propuesta de Saffron, que se encargó de la elección de los colores que vestirá la marca y del diseño de su logo. Telia Sonera tuvo que frenar la campaña, por tanto, ante la negativa de los directivos de la constructora que ostenta un 20% del capital de Yoigo.   Las razones de la oposición de ACS fueron en principio estéticas. A los representantes españoles no les gustaba la presentación de Saffron: el logotipo les parecía un graffiti, declararon. Sin embargo, existe otra versión que completa la anterior.   Fuentes de la compañía aseguran a ECD que al presidente de la constructora, Florentino Pérez, no le sentó nada bien asistir como convidado de piedra a toda esta operación de rediseño. ACS se enteró del cambio al final del proceso, un ‘ninguneo’ que no hizo mucha gracia a la cúpula de la compañía.