Lunes 27/06/2016. Actualizado 14:17h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Durante la vista oral del caso Nóos

Marejada en la Agencia Tributaria por las críticas al “Hacienda somos todos”

El equipo de Montoro y los inspectores cargan contra la abogada del Estado que ha reducido la expresión a un mero eslogan: “Se dinamita una política de concienciación fiscal de años”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Fiscal y abogacía del Estado, al unísono, arremetieron este lunes en la primera jornada de la vista oral del caso Nóos contra el “Hacienda somos todos”. La abogada del Estado Dolores Ripoll, que defiende los intereses de la Agencia Tributaria, llegó a reducir esa expresión a una mera expresión publicitaria.

Delegación de Hacienda en Barcelona. Delegación de Hacienda en Barcelona.

Una argumentación que choca frontalmente con el auto del juez instructor del caso Nóos, José Castro, quien rechazó exonerar a la infanta, en diciembre de 2014. Entonces reprochó a doña Cristina que pretendiera ser desimputada cuando “Hacienda somos todos y los delitos fiscales afectan a toda la sociedad”

Tanto el fiscal, Pedro Horrach, como la abogada del Estado, destacaron que el perjudicado en los delitos fiscales “es el erario público y no los ciudadanos en general”.

En dos ocasiones, llegó a afirmar Ripoll que la expresión “Hacienda somos todos” queda claro que afecta “sólo al ámbito de la publicidad”. Es una frase publicitaria destinada a concienciar a los ciudadanos en su obligación de pagar impuestos. Nada más.

No contribuye a mantener la conciencia fiscal

Según ha sabido El Confidencial Digital por fuentes internas del ministerio, la utilización como argumento de que la expresión “Hacienda somos todos” es solo un eslogan publicitario no ha gustado a algunos altos cargos del departamento que dirige Cristóbal Montoro.

Algunos de ellos sostenían en privado este martes que “el dinero público es de todos los españoles, sin ningún género de duda”.

Además, critican que la afirmación de la abogada del Estado desmonta también la estrategia que se venía desplegando de actuaciones contra personas relevantes, y con gran impacto mediático, para servir como aviso a navegantes para que el conjunto de la población cumpla con sus obligaciones tributarias.

Se trata de educar a la sociedad de que tiene que cumplir con Hacienda y, por tanto, las inspecciones a estos personajes conocidos se busca que sirvan como seria advertencia de lo que les puede ocurrir si no están al día con el fisco.

Es necesario, defienden, que cada contribuyente interiorice que “los impuestos que pagan no van dirigidos a Montoro”, sino que se destinan a financiar los servicios públicos esenciales, como la educación, las pensiones y la sanidad.

Los perjudicados son todos los contribuyentes

Los técnicos del Ministerio de Hacienda se han mostrado especialmente críticos en las últimas horas con la Agencia Tributaria porque no acusara al infanta por dos delitos fiscales.

Pero los profesionales sí se alían con la cúpula del ministerio por lo “improcedente” del argumento utilizado por la Abogacía del Estado de que “Hacienda somos todos” es sólo un lema publicitario sin trascendencia jurídica.

El delito fiscal “protege el patrimonio” de la Hacienda pública. “Es irrelevante o absurdo hablar de otro perjudicado”, apostilló la abogada del Estado.

Sin embargo, entre los técnicos de Hacienda se defiende que el bien jurídico protegido no es sólo el patrimonio de la Hacienda Pública, sino los valores consagrados en el Artículo 31.1 de la Constitución, entre los que está el justo reparto de la carga tributaria.

Aquí paga hasta el Rey”

La frase la inventó Francisco Fernández Ordóñez en 1977 y lo perpetuaron después todos los ministros de Hacienda hasta nuestros días, incluido Cristóbal Montoro.

Fue Fernández Ordóñez quien, a raíz de la reforma fiscal que apadrinó, acuñó el famoso eslogan. Y añadió además, para reforzar su máxima, la siguiente coletilla: “Aquí paga hasta el Rey”.