Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La SEPI da “marcha atrás” en la venta de los astilleros para reconsiderar la situación y provoca fricciones entre UGT y CCOO

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) ha paralizado la venta de los astilleros de Izar ante la ausencia de una oferta conjunta por las cuatro factorías afectadas. Según UGT, la empresa estatal se dispone a cumplir los acuerdos firmados con los sindicatos; CCOO, lo desmiente.

Fuentes del sector aseguran que la empresa estatal “ha dado marcha atrás” para reconsiderar la situación ante las presiones de los sindicatos, que han amenazado de forma reiterada con fuertes movilizaciones en el caso de que Izar se venda por separado. La SEPI tenía previsto cerrar la venta de la división civil de los astilleros de Izar en marzo. Según sus planes, el día 1 de este mes el caso tenía que haber sido analizado por una comisión de seguimiento, para después ser remitido al Consejo de Ministros. Sin embargo, la ausencia de una oferta conjunta por los cuatro astilleros —ubicados en Sevilla, Gijón, Sestao y Manises- ha retrasado el proceso. En estos momentos, no existe calendario para reanudar el proceso, pues la SEPI está analizando varias posibilidades. Entre las fórmulas que baraja la empresa que preside Enrique Martínez Robles se encuentra la posibilidad de reconvocar el concurso de venta o la de unificar las propuestas. Según anunció el pasado viernes el sindicato UGT, la empresa estatal ha remitido una carta al secretario general de la Federación del Metal, Manuel Fernández López 'Lito', para trasladarle la intención del 'holding' público de cumplir los acuerdos firmados el 14 de diciembre de 2004. Sin embargo, Comisiones Obreras (CCOO) desmiente que exista tal compromiso. Según CCOO, es cierto que existen contactos y conversaciones con la SEPI, pero la sociedad estatal no ha ratificado en los últimos meses su disposición a seguir lo pactado. Hay que recordar que cumplir ese acuerdo implica fundamentalmente no permitir la segregación de los astilleros. Los sindicatos quieren evitar así que los compradores opten por separado a las divisiones de Izar y adquieran las plantas sólo con fines especulativos. Se trata de una opción muy apetecible dada la buena ubicación de los astilleros, ideal para una operación urbanística. Pero eso, insisten los trabajadores, significaría el cierre de esas divisiones y la pérdida de empleo para miles de personas. No obstante, aunque los sindicatos mantienen divergencias respecto a la actitud de la SEPI, desde la Federación que lidera Ignacio Fernández Tojo se insiste en que UGT y CCOO mantienen una posición común ante la venta de los astilleros.