Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La Tarjeta Profesional de la Construcción es un éxito: 7.500 trabajadores han solicitado el documento que acredita su currículum

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Más de 7.500 los profesionales de la construcción de toda España ya han solicitado la Tarjeta Profesional de la Construcción. La Comunidad de Madrid, con algo más de 1.700, es la que ha registrado un mayor número de registros, seguida de Aragón (1.545), Andalucía (875), Galicia (664), y País Vasco (470).

Se trata de una tarjeta de identificación electrónica que permitirá a los empleados acreditar la formación básica para prestar sus servicios en una obra en construcción, tanto a nivel de conocimientos profesionales como de haber recibido la formación adecuada en materia de prevención de riesgos laborales. Además está previsto que almacene los periodos trabajados con anterioridad en empresas del mismo sector y los reconocimientos médicos anuales.

La Fundación Laboral de la Construcción, es el órgano encargado de tramitar esta tarjeta, y que ha anunciado que, con el objetivo de financiar la tarjeta y sus prestaciones, está considerando subir la cuota que abonan actualmente las empresas que pertenecen al ramo de la construcción.

A día de hoy, los trabajadores de la construcción que se han interesado en obtener la nueva Tarjeta Profesional de la Construcción, más conocida como “la TPC”, superan los 7.500 en toda España. La TPC será obligatoria para todos los profesionales del sector a partir del 1 de enero de 2012 y forma parte de los acuerdos recogidos en el IV Convenio Colectivo General del Sector de la Construcción, vigente hasta el 2011.

Cerca de 2.000 ya poseen la nueva acreditación, que les permite certificar la formación recibida por el trabajador del sector en materia de prevención de riesgos laborales, de acuerdo con lo indicado en el citado Convenio General, su experiencia laboral, ‘expertise’ o especialidad, disponibilidad y movilidad geográfica, etc. “Otras 2.000 TPCs están pendientes de entrega en estos momentos”, según adelantan los responsables de esta iniciativa a El Confidencial Digital.

Los madrileños han sido los primeros en darse cuenta de las ventajas de tener este a la hora de encontrar trabajo en un sector tan castigado como el de la construcción. Así pues, la Comunidad de Madrid, con algo más de 1.700 peticiones en los seis meses que lleva vigente el documento, es la que ha registrado un mayor número de solicitudes, seguida de Aragón (1.545), Andalucía (875), Galicia (664), y País Vasco (470). En Madrid, el perfil del demandante de esta tarjeta, con vigencia de cinco años, es de un hombre de entre 25 y 35 años de edad, inmigrante y proveniente de los distintos oficios.

Responsables sindicales de varias comunidades autónomas consultados por ECD coinciden en señalar que la puesta en marcha de esta identificación “supone ventajas tanto para los empresarios, como para los empleados”. Los primeros tienen la seguridad que están contratando a profesionales con experiencia en el sector y que tienen la formación suficiente y adecuada.

Por su parte, los titulares de esta tarjeta cuentan con la exención del periodo de prueba en los contratos fijos de obra u otra modalidad de contrato temporal para los trabajos de su categoría profesional -siempre y cuando se acredite su cumplimiento en cualquier empresa anterior-; la validez del reconocimiento en materia de vigilancia en la salud con el límite de un año para el mismo puesto o actividad; el acceso a la información que figure en su expediente y la obtención de las certificaciones relativas a la misma.

Tal y como ha podido saber ECD, el ritmo de solicitudes se ha incrementado considerablemente en el último mes, “en el que se han duplicado”, según apuntan desde la Fundación Laboral de la Construcción, institución encargada de expedir la TPC. Aunque hasta el año 2012 su implantación es voluntaria, “a medida que la nueva acreditación está siendo dada a conocer, a través de distintas acciones divulgativas organizadas por la propia Fundación Laboral de la Construcción y sus patronos (la Confederación Nacional de la Construcción –CNC-, Fecoma-CCOO, y MCA-UGT), el ritmo de solicitudes seguirá aumentando cada vez más, cuanto más se acerque la fecha de su obligatoriedad”, aseguran desde esta fundación a El Confidencial Digital.

Pese a que todavía no se ha establecido régimen sancionador en cuanto al incumplimiento de la tenencia de esta tarjeta por parte de los trabajadores o de la falta de exigibilidad por parte de las empresas, los seguidores de esta iniciativa “tienen claro que con la introducción de la tarjeta, las Autoridades competentes podrán controlar con mayor facilidad” el cumplimiento de la normativa en cuanto a la formación en prevención de riesgos laborales por parte de los empleados y de que se realizan periódicamente las revisiones médicas pertinentes. “Aún no se puede hacer, pero tiempo al tiempo”, aseguran a este confidencial empresarios del sector.

·Publicidad·
·Publicidad·