Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La reforma de las deducciones por vivienda que el PSOE plantea incluir en la Ley de Presupuestos, baza electoral para el Gobierno

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El cambio en las deducciones por vivienda, que tiene en estudio el Ministerio de Economía, podría acabar convirtiéndose en una de las sorpresas del PSOE y una de sus bazas para la próxima campaña de las generales.

Los servicios técnicos de Economía y Hacienda preparan estos días una batería de estudios sobre los efectos de una reforma en profundidad del sistema de desgravaciones por vivienda. Según confirman a El Confidencial Digital fuentes próximas al departamento, el objetivo no es reducir la cifra que ahora deja de percibir Hacienda por este tipo de deducciones, sino cambiar radicalmente su reparto.

Las primeras estimaciones señalan que el menor ingreso por beneficios fiscales derivados de la compra o alquiler de vivienda podría aumentar el próximo año en el entorno de los mil millones de euros ­–un 25% sobre 2007-, pero iniciando un cambio en la configuración de los beneficiarios.

En primer lugar se trata de ir corrigiendo poco a poco el escaso peso que tienen los alquileres en los beneficios fiscales. Para 2007 están previstas unas deducciones totales por vivienda de 4.095 millones de euros, de los que únicamente 218 millones corresponden a los alquileres. El resto proceden de desgravaciones por adquisición de vivienda habitual. La ministra Maria Antonia Trujillo ya ha conseguido arrancar al presidente del Gobierno un compromiso para retocar ese aspecto.

En cuanto al cambio en las desgravaciones por compra de vivienda, las ideas que baraja Economía, según las fuentes consultadas por ECD, son sustituir la deducción de un porcentaje de las cantidades pagadas (actualmente es el 15%) por ayudas directas en función de las circunstancias personales, o bien escalar la desgravación en función de la base imponible, poniendo una serie de límites que impidan que puedan beneficiarse los contribuyentes con menor renta declarada pero con mayor poder adquisitivo.

Ninguna de estas medidas sería aplicable con carácter retroactivo, porque podrían incurrir en inconstitucionalidad, pero la gran duda que asalta al Gobierno es si aprobarlas antes de las elecciones generales, en lugar de esperar a ver si el PSOE vuelve a gobernar la próxima legislatura.

Para poder aplicarlas antes de los comicios de marzo tendrían que incluirse como una adicional en La Ley de Presupuestos. En este punto hay división de opiniones. Algunos ministros y dirigentes del partido creen que hay que cumplir la palabra de no utilizar los Presupuestos para legislar. Otros, sin embargo, sostienen que los beneficios fiscales forman parte intrínseca de la política presupuestaria, por lo que podría modificarse parcialmente la normativa del IRPF mediante una disposición adicional en la Ley de Presupuestos sin dejar de cumplir las promesas electorales.

Estos últimos añaden, además, que algunos de los eventuales socios del Gobierno a la hora de sacar adelante los Presupuestos, como los nacionalistas catalanes, siempre han estado de acuerdo de incrementar la cifra de deducciones por alquileres, lo cual jugaría a favor del Ejecutivo en sus conversaciones previas al debate presupuestario.