Sábado 19/08/2017. Actualizado 01:13h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Cómo cuidar las prendas de compresión

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:


Cómo cuidar las prendas de compresión Cómo cuidar las prendas de compresión

Una camiseta de compresión, leggins o similar son de las prendas más recomendadas a emplear en cualquier tipo de deporte, especialmente si se practica grappling (lucha cuerpo a cuerpo) o MMA (artes marciales mixtas) y, en general, todos los deportes de contacto porque el tejido con el que cuentan (100% sintético) hace que se quede, completamente, pegado al cuerpo evitando que el oponente se pueda enganchar. También resultan muy útiles para evitar arañazos y golpes, por no hablar de que resulta más higiénico que una lucha cuerpo a cuerpo con el torso o las piernas completamente desnudos porque protege de bacterias. A esto se suma que en ellas se puede imprimir todo lo que se desee, dando la posibilidad de diseños infinitos, totalmente a gusto del consumidor. Una vez adquirida una de estas prendas de comprensión lo que sí que es importante es que se sigan una serie de recomendaciones para poder mantenerlas tan bien como el primer día. He aquí los consejos.

  1. Uso de la lavadora. Es importante que siempre se emplee un programa que cuente con agua fría. Hay que tener presente que los diseños con los que cuentan se verían afectados si se usa agua caliente, así que esto es fundamental en cualquier caso.

  2. Otras prendas en la lavadora. Es importante que, antes de poner la lavadora, te cerciores de todo lo que hayas podido meter en ella porque hay algunas prendas ropas que hay que evitar si se van a lavar prendas de compresión. Nos referimos a aquellas que puedan contar con velcro o similares porque con ese tipo de superficies lo que puede pasar es que la prenda de compresión se acabe por rallar.

  3. Manchas resistentes. Si se da este caso lo que no hay que hacer en ningún caso es emplear ningún artilugio (como podría ser un cepillo) para frotar fuerte en la zona afectada. Esto podría hacer que la prenda se echase a perder y acabara por deshilacharse.

  4. Secado. Igual de importante que lavar la prenda con las medidas comentadas es el hecho de proceder al secado como se debe. Por ejemplo, nunca se debe dejar expuesta una prenda de compresión a la luz directa del sol porque se pueden llegar a quemar los colores. Lo mejor es dejar esa ropa en zonas de sombra. Tampoco es recomendable el emplear el aire caliente para conseguir un secado más rápido. Las secadoras y las prendas de compresión no son buenas amigas. Por último, bajo ningún concepto se ha de enrollar y exprimir la prenda de compresión para tratar de quitar el sobrante de agua. Mejor que eso, proceder a un nuevo centrifugado o presionar, directamente, con las manos, sin llegar a estirar la prenda.

A lo ya comentado hay que añadir el posible frisado, que no es ni más ni menos que las típicas bolitas que afean las prendas. Aunque no se puede impedir al 100% su aparición es importante evitar otras prendas que puedan rallar su superficie y hay que comprobar siempre que la prenda de compresión se eche a la lavadora del revés. Con todo esto su vida útil será siempre mucho mayor y lucirá perfecta en todo momento.

Etiquetas
, ,

También te puede interesar...

Motor

Teletipauto: HondaJet. Vuelta al mundo en 80 días Leer

Cuídate

Desciende el consumo de pescado en España, alimento clave para nuestro corazón Leer

Negocio

Cómo identificar a un mal jefe Leer

Destinos

5 destinos en velero con Click & Boat Leer

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·