Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Motín de las familias que hospedaron a las tribus de Indonesia y Namibia para Cuatro. O se les pagaba dinero o renunciaban: cobraron 30.000 euros cada una

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los Himba y los Mentawai llegaron a España para conocer los secretos de la vida en Occidente. Pero a punto estuvieron de volverse a su país sin salir del hotel. El motín organizado por las familias de acogida en España casi da al traste con todo el docu reality, que finalmente sí pudo emitir Cuatro.

Según ha sabido El Confidencial Digital, la sorpresa saltó pocas semanas antes del inicio de las grabaciones de ‘Perdidos en la ciudad’, cuando menos margen de maniobra tenía la productora responsable del formato, la compañía Cuatro Cabezas.

Los miembros de las tribus himba y mentawai ya estaban en España, alojadas en un hotel y esperando el inicio de la convivencia con sus respectivas familias de acogida, unos en Barcelona y otros en una localidad cercana a Madrid. Entonces, se produjo la inesperada reacción de los españoles. Pidieron hablar con los responsables del formato y les hicieron saber su descontento.

No entendían que se les exigiera una dedicación semejante a cambio de nada. Durante un mes debían volcarse con los extranjeros llegados de Indonesia y Namibia, llevarlos de un lado para otro, estar siempre disponibles, organizar excursiones y encuentros singulares, hacerles partícipes de sus rutinas diarias y grabar cuando fuera necesario.

En ningún momento, los organizadores mencionaron una retribución o un incentivo para ellos. Hay que decir que este formato se emite en otros países y en ningún caso se paga a las personas que acogen a los extranjeros en sus casas. De ahí que la ‘rebelión’ pillara por sorpresa a los directivos de Cuatro Cabezas.

Inmediatamente, se optó por negociar. Los productores se encontraron con un dilema porque no se podía demorar el inicio del programa, previsto para el pasado 24 de abril. Cualquier retraso podía llevar aparejada la cancelación de la emisión entera y eso sí que hubiera acarreado un grave perjuicio para la compañía. Al final, las familias cobraron 30.000 euros cada una por su dedicación.

Y así fue cómo el programa presentado por Nuria Roca se pudo emitir sin ningún contratiempo y tuvo una muy buena acogida, que palió con creces el malestar de los productores. El programa consiguió un 11,6% de cuota media en el horario de máxima audiencia de Cuatro (el canal registra ahora un 6,1% de media) y superó los 2 millones de espectadores. Un gran resultado.

La productora Cuatro Cabezas no ha querido facilitar a ECD más detalles sobre lo sucedido. Un portavoz oficial ha explicado que se trata de datos confidenciales sobre el desarrollo del programa, de los que no pueden revelar ningún aspecto concreto.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·