Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

La Sexta está dispuesta a “endeudarse hasta la camisa” por los derechos del fútbol, la Fórmula 1 y el baloncesto: 6 euros por jornada en TDT de pago les hará millonarios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los empresarios que han invertido cantidades millonarias en La Sexta no dan puntada sin hilo. La estrategia del canal en lo que respecta a los derechos deportivos está muy bien definida. El Confidencial Digital ha podido conocer de primera mano un esbozo del plan sobre el que trabajan importantes accionistas del canal.

Los inversores de la cadena que preside Emilio Aragón están convencidos de que van a ganar mucho dinero con La Sexta. Los números están hechos y las cuentas salen. Sin embargo, las cartas se están poniendo sobre la mesa de forma paulatina, sin prisas y de forma prudente, mientras cada uno de los actores va jugando su papel.

Los resultados saldrán a la luz en unos pocos años, sostienen. Mientras tanto, explica un accionista relevante, ahora toca endeudarse hasta donde sea necesario para conseguir el mayor número posible de derechos televisivos de los principales deportes de masas, de esos eventos que están obteniendo audiencias millonarias en nuestro país.

El primer objetivo está conseguido, tras la habilidosa maniobra de Jaume Roures y Tatxo Benet, que han conseguido adelantarse al Grupo Prisa y cerrar un acuerdo con los principales clubes de fútbol por sus derechos televisivos futuros.

Pero la intención es no pararse aquí. El baloncesto ha salido a un precio bastante asequible pues las negociaciones se han cerrado casualmente en un punto de inflexión, cuando la Selección Nacional ha empezado a cosechar importantes resultados, como el Campeonato del Mundo en Japón o la medalla de plata del Eurobasket de Madrid.

La Sexta va a pujar también por la Fórmula 1, cuyos derechos han sido adquiridos también por Jaume Roures. Si se encuentra algún resquicio, se quiere pujar en el futuro por las motos, el tenis y el ciclismo. Todo interesa. Aunque, como decimos, se llegue a unos niveles de endeudamiento sin precedentes. No importa, porque esas inversiones van a ser muy rentables en un futuro.

El plan contempla obtener beneficios multimillonarios a través de la Televisión Digital Terrestre. Hay que recordar que para 2010 está previsto el apagón definitivo de las emisiones en analógico. Es decir, que sólo va a existir televisión a través de la TDT. Pues bien. Los accionistas de La Sexta cuentan con movilizar al sector –como ya está sucediendo- para imponer algo que ahora no está previsto: el cobro por contenidos a través de la TDT.

Bajo la premisa de que 50 ó 60 canales en abiertos –como existirán en simultáneo- no podrán subsistir exclusivamente a través de la publicidad, se quieren forzar las cosas para que el Gobierno contemple que el operador que así lo decida, cobre por los contenidos que vea convenientes. Esta es la clave de la operación de La Sexta y sus derechos deportivos.

En un reciente desayuno informativo celebrado en Madrid, Jaume Roures desveló que la intención de La Sexta es cobrar en un futuro 1 euro por cada partido de fútbol. No son estos los datos que manejan los accionistas del canal. Según ha escuchado ECD, se quiere pedir 6 euros por el principal partido de la jornada del Campeonato Nacional de Liga. Y una cantidad similar por el mejor partido de baloncesto o por la retransmisión del Gran Premio de Fórmula 1 de un fin de semana. Así sucesivamente.

Multiplicar esa tasa para cada evento deportivo por las millonarias cifras de audiencia que obtienen ahora esas retransmisiones ofrece una medida aproximada del dinero que se va a mover.

Los empresarios consultados por ECD lo tienen claro. Todo pasa por resistir ahora todo lo posible, también esos altos niveles de endeudamiento que no son nada fáciles de gestionar. Y sin olvidar las presiones procedentes de Sogecable, que ha visto claramente lo que se está dirimiendo aquí y está dispuesta a vender cara la pérdida del negocio que hasta ahora había explotado en solitario.

Por último, no hay que olvidar un actor importante: el Gobierno. Los ejecutivos a los que ha tenido acceso ECD reconocen haber recibido llamadas procedentes del Ejecutivo Zapatero. Les da igual: están empeñados en resistir. Han visto en esta operación un negocio de envergadura y se han propuesto aguantar como sea.

Mientras tanto, comienza la movilización pública para impulsar la implantación de la TDT de pago. El lunes pasado, el consejero delegado de La Sexta, José Miguel Contreras, declaraba en La Razón:

-- O la TDT incluye la televisión de pago o no tiene ninguna posibilidad de salir adelante. Esto lo sabe todo el sector, la administración y los operadores. No hay ningún país del mundo donde esto suceda y en todos los europeos se acepta la TDT de pago. Sólo hay tres líneas operativas, buscar para la TV pública otras vías que no sean la publicidad, dar entrada a modalidades de pago y trabajar en la mejora de la calidad de la señal.

Cuatro días antes, Jaume Roures explicaba en unas Jornadas sobre Televisión Pública:

-- El sistema alrededor del cual se ha puesto en marcha la Televisión Digital Terrestre no es sostenible. Dentro de muy pocos años, nos encontraremos con muchos canales de televisión que no podrán vivir sólo gracias a la publicidad.