Viernes 30/09/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Zapatero escenifica en Madrid su distanciamiento de Pedrojota, que amenaza con la vía judicial si sólo hay TV para PRISA

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Existía gran expectación por comprobar quién asistía y se ausentaba este lunes del desayuno informativo en el que participaba el director del diario El Mundo, Pedrojota Ramírez. El Presidente del Gobierno no envió a ningún miembro del Ejecutivo ni del partido para que escuchara en boca del periodista una dura advertencia: “si no hay trato equivalente en la concesión de las nuevas licencias de TV, reclamaremos por la vía legal”.

Existía gran expectación por comprobar quién asistía y se ausentaba este lunes del desayuno informativo en el que participaba el director del diario El Mundo, Pedrojota Ramírez. El Presidente del Gobierno no envió a ningún miembro del Ejecutivo ni del partido para que escuchara en boca del periodista una dura advertencia: “si no hay trato equivalente en la concesión de las nuevas licencias de TV, reclamaremos por la vía legal”.

 

Hace menos de un mes, el Forum Europa recibió la visita de Juan Luis Cebrián, consejero delegado del Grupo PRISA. A aquella cita acudieron destacados miembros del Ejecutivo socialista, como la ministra de Cultura, Carmen Calvo; el Presidente del Senado, Javier Rojo; o el Secretario de Estado de Comunicación, Miguel Barroso.

 

Este lunes nadie del PSOE hizo acto de presencia en el acto al que asistía Pedrojota, escenificando el distanciamiento del Gobierno de Rodríguez Zapatero con el director del periódico al que concedió su primera entrevista tras acceder a La Moncloa.

 

Quienes no se quisieron perder las palabras del fundador de El Mundo fueron, entre otros, el presidente del gobierno balear, el “popular” Jaume Matas; el Secretario Ejecutivo de Comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, y la Secretaria Ejecutiva de Política Social de mismo partido y brazo derecho de Mariano Rajoy, Ana Pastor. Entre los empresarios de renombre destacaban Florentino Pérez, presidente de ACS, y Blas Herrero, presidente de Kiss FM.

 

Durante su intervención, Pedrojota Ramírez puso la venda antes de la herida, denunciando que en todas las quinielas sobre nuevas licencias de televisión aparece un signo fijo: PRISA. El director de El Mundo reclamó un trato justo y equitativo en el caso de que se produzcan efectivamente nuevas concesiones. Para Pedrojota, que la empresa editora de El Mundo disponga de una licencia de TV digital debe ser tenido en cuenta por el Gobierno; en caso contrario, anunció, “se pedirán pedir daños y perjuicios”.

 

Para el periodista, que en 2005 próximo cumplirá 25 años como director de periódicos, la iniciativa emprendida por el Gobierno en materia judicial es, cuando menos, inquietante. “Cambiar las reglas del juego del sistema judicial –dijo- es inaceptable”.

 

Otros asuntos que abordó el director de El Mundo:

 

--Sobre la telebasura. La mejor respuesta a la telebasura es la ampliación de la oferta televisiva. La segmentación que provocá la aparición de nuevas cadenas permitirá al público huir de los programas degradantes que, por desgracia, siguen siendo demandados por un sector de la sociedad. Y para los que abusen, ahí está el código penal.

 

--Sobre la aparición de nueva prensa gratuita. Tienen su público y es bueno que haya medios con menos carga informativa y de opinión para quien lo demande. Pero las autoridades municipales no deben abdicar de sus obligaciones. Se trata de un comercio público que se realiza en la calle y debe ser regulado.

 

--Sobre el comité de sabios de TVE. Es un disparate político. El Gobierno debe asumir su responsabilidad. Han querido ganar tiempo y marear la perdiz.

 

--Sobre Alberto Ruiz Gallardón. Me ha decepcionado, dando muestras de poca consistencia, sin la solidez exigible a un político que aspira a todo. Tras recordar su dubitativa postura en la fijación de un impuesto para la vivienda en Madrid y su actuación durante la reciente crisis del PP en Madrid, manifestó su rechazo a este tipo de vaivenes y bandazos que sólo erosionan su credibilidad de hombre público.