Jueves 08/12/2016. Actualizado 20:22h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Un diplomático como Bernardino León, ahora en La Moncloa, tuvo que “inventarse” las honras fúnebres a Calvo Sotelo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La muerte repentina de Leopoldo Calvo Sotelo (no estaba enfermo y por tanto, nadie lo esperaba tan pronto) ha puesto de manifiesto que el Estado español no tenía organizado el protocolo para las honras fúnebres y sepelio de un ex Presidente del Gobierno de la democracia.

Un diplomático como Bernardino León, ex secretario de Estado de Asuntos Exteriores y por tanto familiarizado con los actos oficiales, ha coordinado el operativo para “inventarse” el homenaje póstumo a Calvo Sotelo. Con el añadido de que ha actuado “en nombre” de La Moncloa, donde ahora es secretario general de la Presidencia del Gobierno.

Los actos, que por así decirlo van a crear precedente para posteriores acontecimientos parecidos, incluyen el velatorio en el Congreso de los Diputados, traslado en armón de artillería por la Carrera de San Jerónimo con acompañamiento militar (el acto se desarrolló ayer), y funeral oficial en la iglesia de Los Jerónimos presidida por los Reyes (que se celebrará el jueves).

Algunos analistas consultados por El Chivato critican una cierta “ausencia de empaque” en los actos organizados hasta ahora, que se consideran excesivamente escuetos y faltos de brillantez. Y se pone como contraejemplo lo que se habría hecho en Francia con un acontecimiento parejo.