Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

César Antonio Molina, ministro de Cultura, “olvida” que fue colaborador del diario Ya

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El nuevo ministro de Cultura tiene en su haber una larga experiencia como colaborador en medios informativos, sobre todo periódicos. Y así figura, por supuesto, en todas sus biografías. Pero con un aspecto muy chocante: que en ellas no aparece el dato de que publicó, y no pocas veces, en el diario Ya.

Personas que trabajaban en el periódico de La Editorial Católica recuerdan que, durante varios años, el hoy responsable de Cultura, enviaba de forma habitual sus colaboraciones a ese diario.

Las biografías “oficiales” del ministro no citan al Ya. La publicada por el Instituto Cervantes, del que fue director, relata que inició su actividad periodística en La Voz de Galicia, se trasladó a Madrid, donde “fue colaborador habitual de la revista Cuadernos para el Diálogo y del suplemento de libros de Informaciones”. Y añade que ha colaborado en los suplementos literarios de Diario 16, El País, La Vanguardia, Cambio 16… “Como profesional del periodismo, ingresó en Diario 16 en 1987, consolidando el suplemento ‘Culturas’ como uno de los de mayor prestigio”. Pero el diario Ya no aparece.

Algo muy parecido reseña la biografía distribuida tras su nombramiento como ministro. Se cita a La Voz de Galicia, Cuadernos para el Diálogo, Informaciones, Diario 16, El País, La Vanguardia, Cambio 16, revistas especializadas… pero no al diario Ya.

Menos mal que el propio César Antonio Molina, al menos en su artículo ‘Pobreza, alto saber’, publicado el 22 de noviembre de 2001 en La Voz de Galicia, cita a la cabecera de La Editorial Católica. Relata en el artículo que, cuando llegó a Madrid, a finales de los setenta, “tuve dos escuelas: la pensión a donde vine a caer y las redacciones de los periódicos”.

Y más adelante, añade: “En una de ellas, la del desaparecido Ya, me encontré a otro compañero” [de pensión], con el que se encontró de nuevo “cuando el Ya había desaparecido”. Dos escuetas menciones, suprimidas en las biografías oficiales.

·Publicidad·
·Publicidad·