Viernes 22/09/2017. Actualizado 14:30h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

El día que Ximo Puig se enteró de que Pedro Sánchez iba a por él

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ximo Puig y Pedro Sánchez. Ximo Puig y Pedro Sánchez.

Susana Díaz fue la dirigente del PSOE abiertamente contraria a Pedro Sánchez que más atención mediática acaparó en el congreso federal del pasado fin de semana. Sus declaraciones después de reunirse apenas 10 minutos con el secretario general, y su rostro descompuesto, acapararon titulares en las portadas del domingo.

No obstante, hubo un barón regional que volvió a su comunidad autónoma aún más preocupado que la andaluza: Ximo Puig. El presidente de la Comunidad Valenciana se enteró, en el propio Palacio de Congresos, que Sánchez y Ábalos tenían previsto impulsar una candidatura contra él en el cónclave autonómico del próximo mes, liderada por el alcalde de Burjassot, Rafael García.

La noticia, según le cuentan a El Chivato dirigentes del PSOE próximos al propio Puig, confirmó las peores sospechas del presidente valenciano, que ya recelaba de las intenciones de Pedro Sánchez desde hacía más de un año, cuando todavía era secretario general y no se había producido su abrupta salida.

El entorno de Puig relata que el día que éste se dio cuenta por vez primera de que el reelegido líder del PSOE iba contra él fue el 18 de marzo de 2016. En aquella ocasión, Sánchez viajó a Valencia para visitar las Fallas y fotografiarse con el presidente regional.

Antes de ese posado, el secretario general ofreció un off the record a periodistas valencianos en el que “puso a parir a Ximo ante toda la prensa local”. A pesar de sus palabras, después “no tuvo reparos en posar con él y sonriendo ante los fotógrafos”.

Para colmo, Sánchez rechazó cenar con Puig alegando “motivos de agenda”. En realidad había quedado con José Luis Ábalos para “conspirar contra él”.

Esa es, al menos, la información que le llegó al propio dirigente autonómico pasados varios días de la visita de Sánchez. Desde entonces, “Ximo sabía que Pedro iba a por él”. Una amenaza que parecía haberse neutralizado el pasado 1 de octubre pero que, tras la reelección del secretario general, se ha confirmado definitivamente.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·