Martes 17/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

El encontronazo de Carmelo Encinas con los 'amigos' de Esperanza Aguirre

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Carmelo Encinas. Carmelo Encinas.

La fuga de Esperanza Aguirre en plena Gran Vía de Madrid, cuando iba a ser multada por agentes de movilidad del ayuntamiento por aparcar en el carril bus, puede costarle caro, ahora que el juez ha el suceso como delito. A las puertas de unas elecciones locales especialmente críticas, parece claro que una persona imputada por delito no puede ser candidato a la Alcaldía de Madrid, y eso descartaría a Aguirre.

Sin embargo, lo ocurrido a la 'lideresa' con esos empleados municipales no constituye una excepción, ni mucho menos. Otros madrileños han padecido comportamientos abusivos, desconsiderados y hasta chulescos por parte de agentes de movilidad. Pero ellos se han aguantado. Algo que tendría que haber practicado Aguirre, en lugar de escapar. Y después, si observó alguna actuación irregular en los agentes, denunciarles.

Una de víctima más de los agentes de movilidad es el conocido periodista Carmelo Encinas, famoso ahora por su presencia en las principales tertulias políticas.

Lo relató él mismo ayer, en ‘Madrid Despierta’, el nuevo programa matinal de Telemadrid, que conducen Vicente Gil y Cristina Sanz.

Encinas contó que, en el mismo lugar de los hechos con Esperanza Aguirre, es decir, en la Gran Vía, un agente de movilidad le paró y le indicó que no podía acceder a su aparcamiento (tiene una plaza estable, que abona cada mes) porque existían unas dificultades de tráfico. El periodista le argumentó que se dirigía al aparcamiento, que estaba abonado a él... pero fue inútil.

Llegó entonces un policía municipal, escuchó a las dos partes y dio la razón a Encinas: podía dirigirse al parking. Entonces, el agente de movilidad denunció al periodista, acusándole de habla por el teléfono móvil mientras se encontraba al volante, siendo así que Encinas, no solamente no lo había hecho, sino que incluso no llevaba encima el terminal en ese momento.

La denuncia siguió su curso, el afectado presentó recurso, pero fue en vano, porque prevaleció la versión del funcionario (por la famosa presunción de veracidad). El periodista que pagar una multa y fue sancionado además con la pérdida de dos puntos en el carnet de conducir.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·