Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

A propósito de Marruecos: una cacería real con hombres en lugar de perros y varios heridos de bala

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ya hemos comentado más de una vez que El Chivato tiene oídos en todas partes. También en una estación de esquí suiza donde, en los días de fin de año, dos personajes de nacionalidad francesa discutían sobre si Marruecos es una democracia o una tiranía. Uno de ellos, de más edad y aspecto egregio, comentó que en una ocasión asistió a una montería de jabalí, invitado por la familia real y en terrenos de su propiedad, con asistencia de miembros de dicha familia real.

Ya hemos comentado más de una vez que El Chivato tiene oídos en todas partes. También en una estación de esquí suiza donde, en los días de fin de año, dos personajes de nacionalidad francesa discutían sobre si Marruecos es una democracia o una tiranía. Uno de ellos, de más edad y aspecto egregio, comentó que en una ocasión asistió a una montería de jabalí, invitado por la familia real y en terrenos de su propiedad, con asistencia de miembros de dicha familia real. Ante su sorpresa, en una zona de miles de hectáreas, durante la cacería, el trabajo que habitualmente se encomienda a los perros de levantar los jabalíes fue realizado por unas quinientas personas, hombres, mujeres y niños, provistos de cohetes, latas, palos... que iban batiendo el monte. La familia real y los invitados tiraban desde torretas de mampostería, es decir, de alto a bajo. Cerca de los puestos había una raya de monte de más de 100 metros que separaba el monte tupido de las torretas desde donde disparaban. Mataron cientos de piezas. Lo increíble fue presenciar —así lo relataba el citado personaje en la estación de esquí- cómo los “batidores” corrían evidentes riesgos de ser alcanzados por los disparos de los cazadores. “Al menos vi cómo tres hombres y dos niños se quejaban de haber tenido percances o heridas causadas por algún jabalí herido que se había vuelto, y, lo más grave, dos habían sido heridos de bala en las piernas y uno en el estómago”. “No te hablo de hace diez años —concluyó-. Lo pude ver y terminé enfermo al contemplar ese espectáculo”. Como lo escuchó lo cuenta El Chivato.

·Publicidad·
·Publicidad·