Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Los susanistas a los que Pedro Sánchez no tiene más remedio que perdonar

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Antonio Pradas y Miguel Ángel Heredia, dos susanistas con destinos diferentes. Antonio Pradas y Miguel Ángel Heredia, dos susanistas con destinos diferentes.

La semana pasada, en la primera reunión del Grupo Socialista tras el congreso federal de la proclamación de Pedro Sánchez, el secretario general confirmó lo anticipado por El Confidencial Digital días antes: el cese fulminante de Miguel Ángel Heredia como número 3 del PSOE en la Cámara Baja.

Reconocido susanista, el diputado por Málaga ha sido castigado, según altos cargos de Ferraz, por sus ataques a Margarita Robles, el PSC y Odón Elorza y no tanto por su proximidad a la presidenta de la Junta. Para demostrarlo, desde el equipo de Sánchez recuerdan la continuidad, en la dirección del Grupo, de Isabel Rodríguez, también próxima a la andaluza.

Pese a ese mensaje, procedente de la nueva ejecutiva socialista, los parlamentarios que apostaron por Díaz en las primarias están más que inquietos. Según le cuentan a El Chivato, los afines a Díaz que son portavoces en las comisiones parlamentarias dan por hecho su relevo en los próximos días, tal y como hizo en su día la gestora con los que entonces apoyaban a Sánchez.

De hecho, ya se ha tomado esa decisión con Antonio Trevín e Ignacio Urquizu, portavoces de Interior y Universidades respectivamente

Pese a esa corriente derrotista dentro del susanismo, hay tres diputados muy próximos a Díaz y con cargo en el Congreso que se sienten intocables. Se trata de Antonio Pradas, José María Barreda y José Juan Díaz Trillo, presidentes de las comisiones de Hacienda, Defensa y para el Estudio del Cambio Climático, respectivamente.

El futuro de los tres sería igual de incierto que el de sus compañeros portavoces… si no fuera por una decisión tomada hace siete meses, cuando la gestora del PSOE dio orden de vetar el nombramiento de Jorge Fernández Díaz como presidente de la Comisión de Exteriores.

Los socialistas se habían comprometido con el PP a apoyar el nombramiento del ex ministro, pero a última hora, unas llamadas de emergencia con Eduardo Madina como protagonista provocaron que se rompiera ese pacto y que el ex titular de Interior tuviera que ser reubicado en la Comisión de Peticiones.

Una traición de los socialistas que el PP no perdona y que hace imposible ahora que el PSOE proponga nuevas candidaturas para presidir diferentes Comisiones: “Si lo hiciéramos, el PP no nos apoyaría y podríamos perderlas”, explica un diputado socialista. Así las cosas, añade, Sánchez va a perdonar, “porque no le queda otra”, a tres altos cargos en el Grupo muy próximos a Díaz. Simplemente, no puede cambiarlos sin arriesgarse a perder poder.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·