Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Denuncias de los lectores

Vivienda: mentiras del PSOE

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desde que casi todas las competencias en materia de urbanismo y vivienda fueron transferidas a las Comunidades Autónomas, la Administración del Estado tiene muy poco que hacer y que decir en materia de política de vivienda.

Desde que casi todas las competencias en materia de urbanismo y vivienda fueron transferidas a las Comunidades Autónomas, la Administración del Estado tiene muy poco que hacer y que decir en materia de política de vivienda. Menos aún cuando el PSOE y las autonomías donde los socialistas gobernaban torpedearon, con un recurso de inconstitucionalidad, la Ley del Suelo del PP. Una ley cuyo objetivo era conseguir que la calificación de suelo urbanizable -el principal factor de la carestía de la vivienda- fuese más rápida mediante dos medidas, entre otras: la agilización de los trámites y la introducción de la transparencia, donde hay opacidad. Señores socialistas ¿La citada Ley, era mala? ¿Entonces, por qué mintieron? La creación de un nuevo Ministerio de la Vivienda y la promesa de las 180.000 viviendas no fueron más que un mero brindis al sol, una operación puramente propagandística. Otra mentira. Con la añadidura, en este caso, de que Zapatero necesitaba una ministra “casera”, señora Trujillo, para completar la cuota femenina de su Gabinete, y vendernos la milonga de las “soluciones habitacionales”. Nuestra Constitución reconoce el derecho a una vivienda digna como uno de los derechos sociales básicos, responsabilidad de los poderes públicos. Pero una cosa es el reconocimiento del derecho y otra su provisión. ¿Verdad, señor “patriota social”? No sería mala idea que la señora ministra de la Vivienda, antes que la cesen, tomara nota del proyecto de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid, para convencerse ella y, meter en razón, a las autonomías del PSOE de que la mejor forma de solucionar el problema es la oferta de suelo y dar seguridad jurídica. Lo demás, es perder el tiempo, el esfuerzo y el dinero de los contribuyentes. No se debe introducir incertidumbre y vacilación jurídica en el sector que está sosteniendo el crecimiento y la creación de empleo en la economía española. Señores Zapatero y Chávez: no les da “vergüenza política” el hecho que no les cobije un techo a todos los españoles y, de entre ellos, a muchísimos andaluces. ¿Por qué tanta demagogia y mentiras? Dígannos la verdad. Paren de prometer si es para incumplir. Hay que recordarles algunos datos: En 2004, el partido socialista afirmó que iba a construir 180.000 viviendas, cada año, hasta el 2008. Se comprometió a poner en marcha un plan de vivienda a precios asequibles, 90.000 de ellas para alquilar y otras 70.000 de protección oficial para compra que costarán entre 48.081 euros y 96.162 euros, el resto vivienda libre. Son cifras exactas. Muchas personas creían, y con razón, que las propuestas electorales de los socialistas, se basaban en prometer por prometer, porque tenían asumido que no iban a salir vencedores en las urnas (las encuestas daban ganador al Partido Popular y Rajoy como Presidente). La masacre asesina del 11- M hizo cambiar el voto de los indecisos, los mismos que hoy están arrepentidos de haber votado a Rodríguez Zapatero. Los socialistas, han hecho bueno el dicho del viejo profesor y militante del PSOE, Tierno Galván: “en política, las promesas se hacen para no cumplirlas”. Y no debe ser.