Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La guindilla

A Elena Espinosa y Moncloa que provocan el “efecto llamada”: España sigue rebosando huelgas al grito de “todos queremos más”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los analistas aventuraron el “efecto colateral” de las rápidas concesiones realizadas desde el Ministerio de Economía a los transportistas. Pero pudo más el deseo de La Moncloa de evitarle al Presidente el desgaste de una huelga larga y “a cara de perro”.

Los analistas aventuraron el “efecto colateral” de las rápidas concesiones realizadas desde el Ministerio de Economía a los transportistas. Pero pudo más el deseo de La Moncloa de evitarle al Presidente el desgaste de una huelga larga y “a cara de perro”. Céntimo sanitario, fuera; ayudas a las subidas de los carburantes por el encarecimiento del petróleo, por supuesto. ¿Consecuencias? La llegada del “yo también quiero”. En estos momentos, la huelga de pescadores que mantienen bloqueado el puerto de Barcelona desde las 22:00 horas del lunes provoca pérdidas valoradas en tres millones de euros al día. Además, ha afectado ya a unas 2.200 personas y dos terminales de mercancías están al borde del colapso, según los gestores de la zona. Otras protestas significativas se están registrando en los puertos de Castellón, Valencia, Gandía, Dénia y Alicante, y en otros puertos como los de Tarragona y Cartagena. También se han visto afectados los cinco puertos de Málaga, el de la capital, “Banús” en Marbella, Caleta de Vélez, Fuengirola y Estepona. Elena Espinosa, la ministra del ramo, ya ha declarado que está dispuesta al diálogo pero que cesen de una vez las protestas. Es como para echarse a temblar. No apostamos por dejar de escuchar a los trabajadores o por optar por una intransigencia absoluta. Propugnamos que el criterio de negociación sea el interés general de España y de los españoles; no el del Gobierno y sus miembros. Guindilla a la ministra y a Moncloa.