Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La guindilla

Esperanza Aguirre y Del Baño, militantes del PP que rechazan en clave de “oportunismo” la decisión de recurrir los matrimonios gays

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Partido Popular parece no encontrar el Norte. Una de cal y otra de arena. Un día sí y otro también. Indecisiones políticas en los momentos menos oportunos, dubitativos gestos en declaraciones públicas que exigirían mayor contundencia, líderes autonómicos que buscan protagonismo en los micrófonos arremetiendo de manera sibilina contra la cúpula…

El Partido Popular parece no encontrar el Norte. Una de cal y otra de arena. Un día sí y otro también. Indecisiones políticas en los momentos menos oportunos, dubitativos gestos en declaraciones públicas que exigirían mayor contundencia, líderes autonómicos que buscan protagonismo en los micrófonos arremetiendo de manera sibilina contra la cúpula… La cosa recuerda a la época del PSOE en la oposición. Sólo hay que hacer memoria sobre las intervenciones de Cristina Alberdi, los pulsos entre Miguel Sebastián y Solbes antes de las elecciones, las “maragaladas” o salidas de pata de banco del líder catalán… Ahora, Mariano Rajoy, Eduardo Zaplana y Ángel Acebes han decidido presentar en nombre del PP un recurso de inconstitucionalidad a la ley del matrimonio gay. No van contra la unión de los homosexuales, sino contra una ley. Pues bien. Esperanza Aguirre y algún diputado “popular” como Felipe del Baño se han declarado en contra de esta medida. Hasta aquí, nada que objetar. Sin embargo, la justificación de ambos es la siguiente: “no es oportuno políticamente”. Como bien ha respondido Rajoy, ya es hora de que el suflé en el que se ha convertido el PP tome algo de cuerpo, pierda su meliflua condición y apueste por una personalidad nítida e inequívoca. Aguirre ha dicho que el recurso es inoportuno porque se entenderá “como un ataque a los homosexuales”. ¿Nada más? ¿Es esa la argumentación? ¿Únicamente el qué dirán? Apañado va el Partido Popular si continúa sin definir quién quiere ser y no quién le conviene ser. Guindilla no a los legítimos discrepantes sino a los políticos sin convicciones profundas.

·Publicidad·
·Publicidad·