Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La guindilla

Al Tribunal Superior de Inglaterra y Gales que ratifica una ley atroz que fomenta el aborto de menores en secreto y sin tutela

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Susan Axon, madre de cinco hijos, presentó un litigio ante el Tribunal Superior de su país, Reino Unido, contra una la ley que permite a chicas de menos de 16 años practicar, de forma confidencial, un aborto.

Susan Axon, madre de cinco hijos, presentó un litigio ante el Tribunal Superior de su país, Reino Unido, contra una la ley que permite a chicas de menos de 16 años practicar, de forma confidencial, un aborto. Axon quería evitar que su hija interrumpiera su embarazo sin su conocimiento. La señora se quejaba de que si para darle paracetamol en la escuela a su pequeña tenían que pedirle permiso, cómo era posible que una decisión de tantísima relevancia como abortar, de enormes consecuencias psicológicas y físicas, pudiera ser adoptada por una menor sin conocimiento de sus responsables legales. Un menor de edad no puede votar, no puede comprar alcohol, no puede fumar, no puede conducir y tantas otras cosas, pero en el Reino Unido sí puede acabar con la vida de su hijo. Si el problema son las consecuencias económicas y sociales de los embarazos adolescentes ya podrían los responsables políticos británicos disponer los medios para que esas chicas pudieran sacar a sus hijos adelante, y no se vieran forzadas a arrojarlos a cubos de basura. Es la vuelta al argumento mendaz. Se presenta a la mujer como víctima de una situación que sólo se arregla cortando el problema por lo sano. Lo trágico es que el citado “problema” tiene pies y manos. En el año 2004 se practicaron 185.000 abortos en el Reino Unido. Lo único que se les ocurre para frenar esa cifra es ocultar a los padres lo que hacen sus hijas. Guindilla a otra ley escandalosa, colada de rondón mientras prohibimos la caza del zorro.

·Publicidad·
·Publicidad·