Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Carod, calladito está mejor

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Penosas declaraciones contra Zapatero a cargo del antiespañol Carod Rovira, individuo que pone el grito en el cielo porque, a su juicio, cualquier español es anticatalán. De "acojonados" va el asunto y, claro, Carod siempre ha sido un valiente y ha dicho lo que piensa, aunque para ello se haya podido servir, en el penúltimo caso, de la anuencia del propio presidente del gobierno, cuando dos tipos con acta de diputado montaban su numerito junto a cinco valientes que usaban caretas para ocultar su identidad a las puertas de una emisora de radio, para poco más tarde ingresar por la puerta grande en una de las cámaras de representación de la soberanía popular, aunque ya sin careta y con cobijo concedido por su presidente Marín. En otros casos, gozan sus huestes de la impunidad que bajo pseudónimo de "maulets" les permite la policía autonómica, cuyos miembros bien podrían denominarse "Mossos Nacionalistes", como en el acto de presentación en Gerona del "Manifiesto por un Nuevo Partido Político". Esos tipos se atreven a tildar de fascistas a Boadella y De Carreras, para al día siguiente atacar Carod a los medios menos afines a su ideario, es decir, a COPE, ABC, La Razón y El Mundo. Dicho de otro modo, deberá respetar mucho a La Ser, El País, El Periódico de Catalunya y Avui, medios tremendamente cristalinos, diáfanos y transparentes. Hasta el mismísimo Durán Lleida critica el comportamiento de ERC y afirma que, gracias a su lamentable conducta, a Cataluña se le ha perdido el respeto y no se le tiene tan en cuenta en el resto de España. Aún siendo cierto, debería Durán reflexionar acerca de quiénes fueron los que allanaron el camino durante veintitrés años a estos radicales insufribles, y por qué razón también CiU apoyó el proyecto del nuevo "Estatut".