Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

La Corona que no descansa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

También el Rey y el Príncipe, aparte de los dos despachos habituales previstos por estas fechas con el presidente del gobierno y viajes de trabajo a Marruecos, Colombia y Perú, mantienen a lo largo del mes de agosto encuentros privados con políticos y miembros de la sociedad civil.

Estos días pasados los que hemos viajado en avión desde o con destino la ciudad condal por asuntos de trabajo, incluso los que andan ya de periodo estival, nos hemos encontrado con una situación lamentable: Una huelga desproporcionada e injusta. Lo más sorprendente de todo esto es que los negocios, en algún caso, o el reencuentro con nuestros seres más queridos, los que más, han sufrido esperas, incomprensiones, y sinsabores. En fin el ciudadano normal o de a pie lo único que pide es un poco de respeto, coherencia y consideración.   Respeto me merece cada día más el Rey, que es de todos los españoles, y cuyas vacaciones está visto las compagina con algo de actividad profesional. Sí queridos lectores han leído bien: Los Reyes y su hijo, que dedican muchas horas al día durante todos los días del año al trabajo, también les es necesario desconectar de su día a día. Y por esto más mérito todavía. Digo esto por la información que recientemente pude leer en un medio de comunicación sobre la actividad que despliega nuestra familia real durante su estancia estival en Mallorca.   Les diré que ésta no deja de sorprenderme. Sí que desconocía que la maquinaria de la familia real, es decir, la de los Reyes y el heredero, no se detenga ni en periodo estival. Me alegra saberlo y me hace pensar que los españoles tenemos una monarquía de lo más activa, saludable y actual. Mientras otros jefes de estado echan el cerrojo de sus palacios y desconectan por completo de todo lo que sucede alrededor de su entorno, el nuestro lo que hace es llevarse a Marivent un reducido equipo de trabajo que son realmente parte del equipo en la “sombra” del Rey. Su función: Mantener informados a Su Majestad y a su hijo, el Heredero, de todo lo que sucede en este país y en el resto del mundo sobre cualquier noticia que atañe a nosotros los españoles.   También el Rey y el Príncipe, aparte de los dos despachos habituales previstos por estas fechas con el presidente del gobierno y viajes de trabajo a Marruecos, Colombia y Perú, mantienen a lo largo del mes de agosto encuentros privados con políticos y miembros de la sociedad civil, sobre todo balear. Es una manera de seguir estableciendo vínculos con el mundo político en general y la ciudadanía en particular. El equipo de trabajo del Rey, liderado por el jefe de la casa – Alberto de Aza, trabaja a destajo para organizar la agenda de trabajo del próximo cuatrimestre que se prepara con antelación y atender los numerosos compromisos a los que son requeridos.   Son fechas estas de agosto de mucho trabajo y de “echar horas” para establecer prioridades y poder cerrar agendas. La Zarzuela por tanto se traslada a Marivent, y es aquí donde Su Majestad despacha todos los días que no navega, incluidos los domingos y fiestas de guardar. El Rey y el Heredero, incluso en vacaciones, son madrugadores y les gusta leerse pronto noticias, acompañadas de un buen café. “¡Qué sea para mí solo y largo de café por favor! espeta Su Majestad a su mayordomo fiel y solicito, sabiendo que el día va para largo”.   Es de suponer que una de las personas que más influyen en esto de las noticias sea la Princesa de Asturias, que para eso ha sido una periodista de raza. Bueno lo seguirá siendo siempre. Me la imagino leyendo rápidamente y quedándose con aquellas que les ayude a sus suegros, los Reyes, y a su marido el Príncipe a ejercer su oficio de la manera más profesional posible.   Mi admiración hacia los Reyes y su familia que lejos de colgar el cartel de “cerrado por vacaciones” hace que la maquinaría de la Corona no se detenga. Hace bien Majestad ¡Qué no están estos tiempos para muchas concesiones!